Publicado 16/06/2020 18:08:34 +02:00CET

Vecinos del Carmen de València piden monitorizar los flujos de personas para evitar concentraciones excesivas

Campaña 'Ciutat Vella oberta i saludable'
Campaña 'Ciutat Vella oberta i saludable' - AMICS DEL CARME

VALÈNCIA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Vecinos del barrio del Carmen de València piden monitorizar los flujos de acceso de personas al distrito de Ciutat Vella para evitar concentraciones excesivas que pongan en riesgo la salud por el coronavirus.

Es una propuesta incluida en la campaña 'Ciutat Vella oberta i saludable' de la asociación de vecinos y comerciantes Amics del Carme, con el objetivo de preparar el casco antiguo para una nueva normalidad con "confianza y seguridad" tras la fase 3 de desescalada.

No se trata, a su juicio, de reducir el aforo de los locales de ocio, sino de hacer compatibles y saludables todos los usos del barrio: tomarse una copa, jugar, pasear, ir al colegio,
comprar, vivir y relacionarse, defiende la plataforma en un comunicado.

Todo ello, recuerda, manteniendo la distancia de seguridad y las normas sociales a las que obliga la persistencia de la pandemia. Su objetivo es que vecinos, comerciantes, hosteleros, trabajadores, visitantes y turistas estén "tranquilos y confiados: Es una responsabilidad que nos implica a todos, incluido el Ayuntamiento".

CÁMARAS Y ACERAS DE TRES METROS

Para ello, los vecinos exigen dar prioridad al viandante frente a otras formas de movilidad, lo que a su juicio requiere de un control efectivo del tránsito rodado "instalando de una vez las cámaras de control de vehículos".

Otra de sus peticiones es garantizar un ancho de paso no inferior a tres metros en todas las calles, de manera que las personas puedan desplazarse con seguridad y sin obstáculos.

En la misma línea, Amics del Carme reclama que se mantengan limpios y en condiciones los jardines y plazas de Ciutat Vella, preservándolos como espacios de encuentro y de juego.

Y solicita al Ayuntamiento que asegure la transparencia y la corresponsabilidad de la junta de distrito en el cumplimiento de las medidas necesarias para "garantizar la tranquilidad de todos".

Esta batería de peticiones se completará con los resultados de una encuesta a vecinos y trabajadores que la organización lanza este martes. El proceso concluye con una merienda-asamblea el 30 de junio, a las siete de la tarde en el Parterre (plaza Alfons el Magnànim).

"La nueva normalidad no es solo responsabilidad individual: la tenemos que construir entre todos en el espacio que compartimos y
en el que interactuamos en el barrio".

Para leer más