Actualizado 20/05/2012 19:37 CET

Haneke aborda la muerte en Cannes con la estremecedora 'Amour'

Michael Haneke Y El Reparto De 'Amour' En Cannes
REUTERS

CANNES, (Reuters/EP)

Es un tema abordado en raras ocasiones en el cine, pero el austriaco Michael Haneke nos obliga a enfrentarnos con una realidad que nos ocurrirá a todos. Este domingo el director ha presentado en Cannes la bella y devastadora 'Amour'.

La película, rodada en francés, cuenta la historia de un matrimonio anciano, ambos profesores de música, que disfrutan de una jubilación cómoda en París cuando Anne, interpretada por Emmanuelle Riva, sufre una apoplejía.

"Es una película muy potente y es un filme muy sobrio. Podría parecer casi un documental sobre este hecho terrible y muy doloroso", comentó Riva -conocida por su interpretación en 'Hiroshima Mon Amour' (1959)-, en rueda de prensa.

"Es tremendamente sencilla, y por ser tan sencilla es tan poderosa", añadió la actriz.

El marido de Anne, Georges, interpretado por Jean-Louis Trintignant, lucha admirablemente para adaptarse a una situación en la que Anne se deteriora. Pero Haneke se prodiga en mostrar la tristeza y banalidad de la rutina diaria que define su nueva vida.

Secuencias como en las que Georges ayuda a Anne a salir de la cama y ponerla en silla de ruedas, trasladan al espectador a ese mundo en la que dolorosamente somos conscientes de que la muerte está cerca.

En el pase de prensa previo al estreno de la película en la alfombra roja hubo lágrimas, y a juzgar por los tuits y los comentarios en los blogs de la crítica, Haneke se convierte en serio aspirante a la Palma de Oro, el máximo galardón del festival.

ABANDONO DE LA JUBILACIÓN

Haneke convenció al veterano actor Trintignant, de 81 años, para que abandonara su jubilación e interpretara a Georges. Trintignant ganó el premio a mejor actor en Cannes en 1969 por el thriller político 'Z'. "Sufrí mucho (..) pero estoy encantado con nuestro trabajo", dijo Trintignant. "Fue doloroso pero al mismo tiempo muy bonito".

Haneke, por su parte, ganó la Palma de Oro en 2009 con 'La cinta blanca' -filme con la que también estuvo nominado al Oscar a mejor película de habla no inglesa- y es un habitual de Cannes.

El director aclaró que 'Amour' no pretende ser una crítica de la senectud, ni del trato de la sociedad hacia los ancianos. En su lugar, se mostró orgulloso de haber hecho una película "sencilla" sobre una relación y su inevitable final. "Nunca escribo una película para mostrar algo", dijo Haneke.

"Una vez que llegas a una cierta edad de necesidad, tienen que hacer frente al sufrimiento de alguien al que quieres (..) es inevitable. Eso es lo que dio vida a este proyecto, no estaba intentando decir nada sobre la sociedad en sí misma", señaló el realizador.