El director del Thyssen cree que no ha de aprobarse hasta que termine la crisis

Actualizado 28/07/2013 14:03:06 CET
Museo Carmen Thyssen-Bornemisza DE Málaga
EUROPA PRESS

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

A pesar de haber perdido hace más de un año el patrocinio de la Fundación Caja Madrid, y tras la reducción de un 30 por ciento de la aportación de los Presupuestos Generales del Estado, el Museo Thyssen-Bornemisza se aferra a nuevas alternativas y nuevas formas de financiación, así como a nuevos criterios en la labor de selección pra sus exposiciones.

Una de las medidas más esperadas en el panorama cultural y, especialmente, en el artístico, es la Ley de Mecenazgo, una "bendición" para coleccionistas y galeristas, según ha indicado el director artístico del Museo Thyssen, Guillermo Solana, en una entrevista concedida a Europa Press.

Sin embargo, Solana es "partidario" de que esta ley se apruebe con "las mejores condiciones posibles", por lo que considera que será "mejor" esperar a que "cambie la situación económica". "Es quimérico pretender que ahora se vaya a relajar la presión fiscal, sería un poco suicida cuando hay prioridades tan urgentes", opina.

Preguntado por el peligro de que pasen los años y no exista una Ley de Mecenazgo, Solana indica que "el tiempo perdido es el de antes, el de la prosperidad, cuando esto no se hizo". "Una vez que uno está en la crisis, ¿qué remedio hay?", cuestiona el director artístico del Thyssen.

En este sentido, Solana defiende la "acertada decisión" que tuvo Lassalle de ponerla en marcha, y ha indicado que sería "injusto" reprocharle tanto al secretario de Estado de Cultura como a su equipo que no haya podido salir adelante aún.

"Hacienda no puede permitir en estos momentos que las desgravaciones sobrepasen cierta medida. Necesita todos los recursos, así que es el peor momento para iniciar esto", opina.

CAJA MADRID

Creatividad y previsión han sido las armas que el Museo Thyssen ha utilizado para combatir posibles dificultades tras la pérdida hace más de un año del patrocinio de la Fundación Caja Madrid, con la que organizaron por última vez una exposición dedicada a Marc Chagall.

"Lo sabíamos desde hace un tiempo atrás, así que hemos adaptado los proyectos", ha explicado el director de la pinacoteca. ¿La solución? "Planificar exposiciones y programar de otra manera", señala.

En concreto, las exposiciones que organizará el Thyssen entre 2014 y 2016 serán más monográficas, con "menos cuadros pero muy bien seleccionados", explica Solana. Uno de los ejemplos es la muestra dedicada a Pissarro que se exhibe actualmente, en la que se renunció a cuadros que "no encajaban tan bien en el discurso curatorial".

Sin embargo, el único escollo no es cómo planificar futuras exposiciones, sino cómo financiarlas. "Por primera vez sin Caja Madrid y también con el recorte del 30 por ciento en la aportación del Estado, este año nos hemos salvado gracias al éxito de Chagall, Hopper y Gauguin y Cartier, todas ellas exitosas por encima de las previsiones", cuenta.

CRISIS: "NO HABRÁ DAÑOS IRREPARABLES"

El director artístico del Thyssen no cree que la crisis vaya a dejar "daños irreparables" y confía en que los "efectos perjudiciales para la cultura serán reparados en unos años".

De hecho, Solana cree que aunque la mayor parte de las consecuencias de la crisis son negativas y a pesar de que pueda sonar "poco popular" decirlo, opina que la situación actual también tiene algunos efectos positivos. El principal: ser consciente del derroche que ha existido en este ámbito, al igual que ha ocurrido "en otros campos".

"En la cultura se han dilapidado y derrochado recursos en cosas que no eran prioridades. La crisis debe servir para ajustad la noción de lo que necesitamos", indica Solana, quien pone de ejemplo las "obras faraónicas, los museos de arte contemporáneo cada 50 kilómetros, o los edificios de arquitectos internacionales" que han tenido un coste "carísimo para el Estado".