Robe: "La puerta de Extremoduro no está cerrada, no se cerró nunca"

ROBE INIESTA
EUROPA PRESS
Actualizado 25/10/2018 15:09:48 CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

Treinta años después de consagrar su vida al rock transgresivo, se vio en 2017 Robe Iniesta (Plasencia, 1962) actuando en su primera gira sin Extremoduro en lugares tan emblemáticos y poco habituales para él como el Teatro Romano de Mérida o el Palau de la Música de Barcelona.

Presentando los dos trabajos que ha grabado al margen de su banda nodriza -Lo que aletea en nuestras cabezas y Destrozares, canciones para el final de los tiempos-, la gira en cuestión empezó por auditorios y teatros como un concepto más íntimo, para luego emprender un segundo tramo por recintos más grandes y conocidos por Robe como el WiZink Center de Madrid.

Ese periplo por estos tres lugares mencionados en particular es lo que muestra Bienvenidos al Temporal, la película-concierto que se estrena este jueves 25 de octubre en cines de toda España -información en www.robe.es-. "No es un documental, ni lleva entrevistas, ni nada de eso. Es un concierto tal cual, canción tras canción", resume Robe a Europa Press.

Y añade sobre lo que podrán ver quienes se acerquen a las salas que es "un concierto sacado de tres, respetando el orden", al tiempo que apunta: "Grabamos en el Teatro Romano de Mérida, el Palau de la Música de Barcelona y el Palacio de los Deportes de Madrid. Tres sitios, por hacerlo más ameno y tener más material donde elegir las grabaciones".

Además, plantea el músico que la idea de estrenar Bienvenidos al Temporal en cines fue "por no saber cómo va avanzando la gente" a la hora de consumir música y películas. "No sé cómo lo hacen, si tienen DVD en su casa hoy en día, si lo ven en el móvil, en la tablet o en un ordenador. Por eso lo de dar la oportunidad de verlo en una pantalla grande con un sonido en condiciones".

El resultado de las grabaciones, que fueron dirigidas por Diego Latorre, es una película que está "muy chula", según Robe, y que también tendrá en el futuro versión en formato DVD. "Verla en el cine es otra cosa distinta a un concierto y también otra cosa distinta a escuchar música en casa".

En todo de broma, resalta, asimismo, que él ya pudo ver la película tiempo atrás en una butaca en primera fila en una sala de cine "y parecía que era un Dios porque se ven las caras muy grandes". Y retomando el tono más serio, explica que el proyecto se ha materializado porque les "dieron las facilidades" y decidieron hacerlo.

CAMBIO DE ETAPA

La gira Bienvenidos al Temporal terminó en Bilbao el 25 de noviembre de 2017, hace casi un año. Con el estreno ahora de la película, Robe da la impresión de estar cerrando una etapa, que bien podría llevarle a retomar Extremoduro, banda que permanece en barbecho desde la gira de 2014 en presentación de su último disco, Para todos los públicos (2013).

Pero no quiere el extremeño hablar de cierre, sino de cambio de ciclo: "No sé qué voy a hacer, no sé si volveremos a coincidir. Yo no veo en esto cerrar nada, veo que las puertas se abrieron en un momento dado y se quedan abiertas. Es un cambio de ciclo porque hemos hecho dos discos y una gira que ahora queda ahí grabada. No sabemos qué pasará, no tenemos ni idea de si volveremos a juntarnos".

Por eso, destaca que no está "cerrando ninguna puerta", de la misma manera que cuando empezó con este proyecto como Robe "tampoco" cerró "la de Extremoduro". "Esa puerta no está cerrada, no sé cerró nunca, esto ha sido un aparte. Yo me tengo que sentir bien con lo que haga. No tengo la necesidad de hacer nada, menos ahora después de haber hecho esto", subraya.

En este punto, admite con humor que él es "muy gandul", por lo que si le diera "pereza" pensar en Extremoduro, "lo tendríamos crudo". Y agrega entonces que él se siente principalmente como un creador: "Necesito tener ganas y lo que haga lo voy a hacer con ganas. No sé si será fácil o difícil, cuando esté haciéndolo lo veré".

COMPONIENDO DE NUEVO

Revela además que ya está componiendo de nuevo, algo que dejó de hacer durante la gira de 2017 para centrarse en los conciertos. "Cuando estoy de gira con Extremoduro sí que voy componiendo porque tocamos canciones antiguas que tienes muy asimiladas. Pero en esta gira todas las que tocábamos eran nuevas y tenían mucha vida, iban cambiando cada noche y sentía la necesidad de estar más metido", explica.

"Ha sido otra manera de trabajar", concluye Robe, quien señala que ha sido "bonito" y lo ha pasado "muy bien". Por eso, recalca que si no lo hubiera pasado bien con el primer disco 'en solitario' no hubiera hecho el segundo y luego la gira: "Cuando nos juntamos no sabíamos cómo queríamos que sonara, ha sido todo muy de irnos sorprendiendo continuamente".

Estas reflexiones le llevan a afirmar que "en realidad se puede hacer de todo", porque "cada día" le "importa menos el estilo musical concreto" que pueda estar haciendo. "Una canción de cualquier estilo te puede llegar al alma y emocionar", sentencia, para luego echar la vista atrás al principio de la gira y remarcar que "un teatro no es para hacer rock n roll".

"Yo esto que hemos hecho como Robe no sé si es rock n roll, pero un teatro no es para eso. Se hace mucho ahora pero no es lo suyo. Si te metes a un teatro a hacer una música marchosa... se supone que si vas ahí es para aprovechar los silencios y darle más importancia a los matices. Una guitarra con distorsión no creo que tenga su sitio en el teatro", defiende.

Para terminar, asegura que "hacer cosas más reposadas no significa que te vayas apagando y apagando hasta que te mueres". Y concluye: "Puedes tener un tiempo de más tranquilidad y luego te puede venir la marcha, nunca sabes lo que te va a apetecer, no sabemos cómo vamos a evolucionar. Puedes pensar en el futuro, pero hasta que no llegue, hasta que no estés ahí, no vas a saber si te gusta o no".