Isaac Cuenca lamenta la "pesadilla surrealista" que le hace sentir como "un condenado sin juicio"

Isaac Cuenca (Reus)
AFE
Publicado 07/09/2018 12:49:53CET

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El futbolista del Reus Deportiu Isaac Cuenca ha dicho estar viviendo "una pesadilla, algo surrealista" después de que LaLiga no haya autorizado su inscripción en la competición debido al sistema de Control Económico, una situación que le hace sentir como "un condenado sin juicio"

"Es como una pesadilla, algo surrealista, a veces no me lo acabo de creer (...) ¿Pero cómo es posible esto? Eso me digo a mí mismo cuando me viene el asunto a la cabeza. Me siento igual que un condenado sin juicio, es como tachar a alguien de ladrón cuando nunca ha robado. No tiene sentido", lamentó Cuenca en declaraciones facilitadas por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

El club catalán no pudo inscribir a cuatro futbolistas debido a algunas normas del Control Económico de LaLiga con las que no está de acuerdo AFE, asociación que "se puso de inmediato a trabajar para velar por los derechos de los cuatro damnificados, Isaac Cuenca, Karim Yoda, Vitor Silva y Tito Ortiz, también en contacto constante con el club catalán para intentar encontrar una solución", según explicó en un comunicado.

El exjugador del FC Barcelona denunció que "ningún futbolista espera que le pueda pasar algo así". "Es muy difícil de asumir que no puedes jugar en el club que quieres y cuando dicho club te quiere. No veo lógico que LaLiga me prohíba jugar por mi caché", dijo, recalcando que ya se ha "perdido varios partidos estando bien y por eso es difícil asumir este trance".

"Esto no le hubiera pasado a un trabajador de otro ámbito. Que te digan que no juegas porque no se creen lo que vas a cobrar no es habitual, no creo que le pase a mucha gente. Es algo raro y no me siento bien. No te permiten desarrollarte profesionalmente, te tratan como a un trabajador de segunda categoría. Todo es muy doloroso y espero que llegue pronto una solución", deseó.

Además, Cuenca quiso agradecer el apoyo de AFE. "Está luchando y me está ayudando, así que espero que todo acabe bien. Siento un apoyo muy cercano desde el principio. Su labor es necesaria y hay que valorarla porque nunca sabes cuándo puedes vivir una situación como esta. Y cuando te toca, piensas que menos mal que AFE está cerca, además de tus compañeros, y por ello crees que todo acabará de manera positiva", zanjó.