Publicado 06/04/2021 08:20CET

Un Liverpool menos 'eléctrico', con 'parches' atrás y 'dinamita' arriba

Archivo - Salah y Mané sonríen tras un gol del delantero senegalés
Archivo - Salah y Mané sonríen tras un gol del delantero senegalés - Peter Powell/PA Wire/dpa - Archivo

   MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Real Madrid se encontrará este martes con un Liverpool que no está al nivel de los dos últimos años, seguramente menos 'eléctrico' en su fútbol en esta difícil campaña y que intenta olvidar sus problemas atrás derivados principalmente de las lesiones, pero que aún posee armas para hacer daño como un tridente ofensivo que sigue metiendo miedo pese a que haya bajado sus explosivos números goleadores, y al que ha unido un arma más. Repasamos línea por línea al conjunto de Juergen Klopp.

   1. Portería. Seguridad e irregularidad. Tras los problemas en este puesto y los fallos de Loris Karius que le costaron gran parte de la final de la Champions de 2018 ante el Real Madrid, el Liverpool apostó con mucha fuerza y billetera (70 millones) por Alisson Becker. El brasileño le dio la razón y ha sido clave en la consecución de los últimos éxitos 'reds', pero esta campaña se le ha visto más inseguro y con fallos impropios de su categoría que le han costado partidos a los suyos. Aún así, en su mejor versión, es un arquero que domina todas las facetas del juego, anticipativo en sus acciones y avalado por una buena técnica, y vivirá uno de los duelos individuales con Thibaut Courtois.

   2. Defensa. Centrales inexpertos y laterales 'puñales'. El Real Madrid tendrá la suerte de medirse a un Liverpool que está muy castigado en su zona central. Ninguno de sus teóricos tres primeros centrales puede jugar por lesión, sobre todo el 'gran jefe', el neerlandés Virgil van Dijk, uno de los mejores del mundo en su posición y muy peligroso en el juego aéreo.

   Pero además, Klopp ha visto como el infortunio le ha privado también del internacional Joe Gomez y del camerunés Joel Matip, por lo que ha tenido que improvisar con el joven turco Ozan Kabak, cedido por el Schalke en el mercado invernal y que suma ocho partidos con el Liverpool, dos en la Champions, los de la anterior eliminatoria ante el Leipzig donde demostró estar a la altura y parece que ya se ha asentado. A su lado estaba el capitán Jordan Henderson, que había bajado desde el medio para paliar los problemas atrás, pero también se lesionó y Klopp ha tenido que tirar de Nat Phillips, un jugador menos técnico y que podría ser el punto débil 'red'.

   En los laterales, el Real Madrid ya sabe lo que se va a encontrar. El Liverpool ataca mucho desde los costados con el pujante Trent Alexander-Arnold, uno de los laterales derechos más cotizados en la actualidad, y el escocés Andy Robertson, dos 'puñales' capaces de asistir a sus delanteros, que pisan continuamente el área rival y con un poderoso recorrido que deberá vigilar el conjunto madridista.

   3. Centro del campo. Calidad y técnica. Si bien parece que el equipo madridista es más potente en esta zona que su rival por el trío Casemiro-Kroos-Modric, el campeón inglés también posee buenos centrocampistas a los que no puede descuidar. A los 'reds' les faltará su líder, Henderson, pero su papel lo puede ocupar a la perfección el brasileño Fabinho, un jugador que estuvo en el filial madridista donde parecía destinado a ser lateral y posible relevo de Carvajal, pero que una vez se marchó al Monaco ha demostrado que su sitio es el mediocentro donde aporta su buena técnica con el balón y a la vez el equilibrio.

   Al centrocampista le costó hacerse un hueco en los planes de Klopp, algo similar a lo que le ha ocurrido a Thiago Alcántara, uno de los refuerzos de lujo para esta temporada, pero que no ha terminado de brillar como esperaba. El hispano-brasileño está lejos del nivel que ofreció antes de dejar el Bayern y ser campeón de Europa, pero su calidad técnica sigue siendo un peligro.

   La terna de medios la completa el neerlandés Georginio Wijnaldum, posible objeto de deseo de Ronald Koeman para el Barça y un 'todoterreno' con buena llegada al área contraria y gol. Estos tres se perfilan titulares y Klopp le quedarían en el banquillo recambios como el veterano Milner, el suizo Shaqiri o el joven Curtis Jones, una de las perlas de la cantera y del fútbol inglés.

   4. Delantera. Un cuarteto versátil y con gol. El Liverpool tenía en su tridente ofensivo una de sus mejores armas, y aún lo sigue manteniendo, con el añadido de haber unido un cuarto componente a ese terceto peligroso que forman Salah, Mané y Firmino, como es el portugués Diogo Jota.

   El egipcio, el senegalés y el brasileño no están al mismo nivel que cuando se cruzaron con el Real Madrid en la final de Kiev. Entonces, entre los tres habían marcado 31 goles en Champions, once Salah y Firmino, y nueve Mané, mientras que ahora sólo llevan ocho en total, todos del egipcio (5) y el senegalés (3). De todos modos, Salah y Mané se encargaron de ajusticiar al Leipzig en octavos repartiéndose por igual los cuatro goles del cruce y, arrancando desde los costados, siguen siendo un peligro por su calidad, velocidad, conexión en el campo y por no perdonar demasiado.

   El norteafricano, que en la Premier lleva 18 tantos, tendrá también ganas de revancha tras su lesión en la final de Kiev en un lance con Sergio Ramos que despertó cierta polémica, mientras que Firmino, el que está más lejos de su nivel, sale de una lesión y podría perder su sitio en detrimento de Diogo Jota, otro de los refuerzos para esta temporada.

   El portugués, que fue fichado por el Atlético en 2016 y que no llegó a jugar ningún partido oficial como colchonero, ha encontrado su sitio en la Premier, primero en el Wolverhampton y ahora en un Liverpool donde estuvo dos meses y medio sin jugar entre finales de 2020 y principio de 2021, pero en el que ya ha hecho 12 goles. Capaz de jugar en todo el frente ofensivo y hábil con el balón, viene de marcar seis entre club y selección en sus tres últimos partidos.

   4. Entrenador. 'Rock and roll'. Juergen Klopp continúa al mando de la nave 'red' a la que ha devuelto su protagonismo tanto en Europa como en Inglaterra, gracias a su conocido fútbol trepidante, sin pausa y con una alta presión ofensiva. Su equipo no ha tenido su mejor temporada y un horrible tramo en febrero, con tres derrotas seguidas, tiró por tierra sus opciones en la Premier y mermó la confianza de un equipo. Zidane le ganó la partida en Kiev y tendrá ganas de revancha ante un rival al que supo hacer daño en su etapa en el Borussia Dortmund.

Contador

Para leer más