Martino, sobre el Barça: "Los jugadores eran macanudos, pero fue un año difícil"

Actualizado 04/07/2015 20:22:00 CET
Tata Martino
GUSTAU NACARINO / REUTERS

BARCELONA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El seleccionador de Argentina y exentrenador del FC Barcelona Gerardo 'Tata' Martino ha comentado que pese a que los jugadores eran 'macanudos' y que el día a día con ellos era bueno, le resultó un año "difícil" el que pasó en el banquillo blaugrana por sentirse responsable de no ganar nada y por la vigilancia constante del entorno hacia su persona.

"La verdad, fue un año difícil. No sé si me lastimó, pero fue difícil. Fue un aprendizaje acelerado. A veces uno achica las distancias en su país, por ejemplo dirigiendo River o Boca. A mí no me había pasado, entonces el salto fue grande. Realmente me costó mucho", aseguró en una entrevista en 'Cancha llena' de La Nación recogida por Europa Press.

Eso sí, con los jugadores no tuvo ningún problema. "Había muchas cosas en las que yo me preguntaba "¿y esto cuándo pasó que yo no lo viví?" Noticias permanentes, cosas que pasaban, pero cosas que no... Nunca me gusta dar excusas y de hecho allá no las di, pero me costaba convivir con eso. Había un día a día que era convivir con los jugadores y eso me gustaba, eran chicos macanudos con los que podíamos hablar de fútbol, pibes muy reconocidos pero muy sencillos. Eso atenuaba todo, pero fue un año que me costó mucho", aseveró.

Pero se sintió, en parte, culpable de no ganar ningún título de los grandes. "Para mí es impensado no sentirse culpable cuando se llega a un club que permanentemente gana y gana (y deja de hacerlo)... y la única cara nueva es la mía. Y no me siento tan capacitado para defender el fútbol desde la derrota. Entonces asumo la responsabilidad, digo lo que hay que decir y el tema terminó, porque cuando asumís la responsabilidad no hay repreguntas ni nada. Si yo tenía que decir que no jugábamos tan mal, que había atenuantes... Después tenía que sostenerlo y sostenerlo, y corría riesgo de caer en contradicciones", argumentó.

De todos modos, el aprendizaje de Barcelona no lo cambia, ahora que dirige a Argentina. "Creo que me va a servir mucho para esto, porque es convivir con algo en lo que sos noticia permanentemente. Habrá cosas que cuando pasen no me van a sorprender. Aquello no tuvo nada que ver con el fútbol en sí, pero sí con el entorno, la exposición. Uno se siente vigilado permanentemente, por cosas que a veces pasaban y otras no", matizó.