17 de febrero de 2020
 

Pelé afirma que está "bien" y niega que sufra depresión

Publicado 14/02/2020 11:03:16CET
El exfutbolista brasileño Pelé
El exfutbolista brasileño Pelé - BANCO SANTANDER - Archivo

BERLÍN, 14 Feb. (dpa/EP) -

El exfutbolista brasileño Edson Arantes do Nascimento 'Pelé' ha afirmado este jueves que está "bien", intentando tranquilizar a los aficionados sobre su estado de salud en un comunicado a los medios brasileños, después de que su hijo afirmara que el delantero podría estar sufriendo "cierta depresión" tras una operación de cadera que le impedía "moverse con normalidad".

"Estoy bien. Celebraré mi 80 cumpleaños este año. Tengo días buenos y otros que no son tan buenos. Eso es normal para personas de mi edad", aclaró 'Pelé' en un comunicado publicado el jueves por los medios brasileños.

En este sentido, el brasileño descarta estar deprimido, como afirmó su hijo Edson Cholbi Nascimento 'Edinho' el pasado lunes en declaraciones al medio brasileño 'Globoesporte.com', donde explicó que su padre tenía un "grave problema de movilidad", que le podía estar causando "cierta depresión". "Él es el rey, siempre fue una figura imponente y hoy ya no puede caminar correctamente. Está muy avergonzado por eso", señaló.

El astro brasileño, de 79 años, se sometió a varias operaciones de cadera, la última de ellas a principios de 2016, pero continúa resintiéndose después de no realizar una rehabilitación adecuada tras la primera de las cirugías. Además, tuvo problemas en la columna y la rodilla y el pasado año sufrió una infección grave del tracto urinario, por la cual le extrajeron un cálculo renal.

Contador

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Cómo activar el modo oscuro de WhatsApp para Android

  2. 2

    Vox lleva al Pleno del Congreso la salida de las Fuerzas Armadas de los militares de 45 años

  3. 3

    Rocío Flores pone rumbo a 'Supervivientes' entre lágrimas

  4. 4

    Ana María Aldón y Hugo Sierra ponen rumbo a 'Supervivientes'

  5. 5

    En prisión por abusar de un menor con discapacidad en un baño de Santander