Actualizado 03/12/2014 23:59 CET

El PSOE exige explicaciones "claras e inmediatas" al ministro del Interior sobre la reyerta entre ultras

Antonio Trevín, diputado del PSOE, en el Congreso
EUROPA PRESS

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha exigido explicaciones "claras e inmediatas" y la comparecencia urgente en el Congreso del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y del presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, con motivo de los graves incidentes de ayer domingo entre ultras del Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña.

A través de un comunicado, Antonio Trevín, portavoz de Interior del Grupo Parlamentario Socialista, lamentó el fallecimiento del seguidor deportivista y considera que Interior "no dispuso de forma preventiva del operativo policial necesario para este encuentro de fútbol" al tratarse de "dos aficiones con ultras entre sus seguidores" y señalando que se había realizado una convocatoria para llevar a cabo la reyerta antes del encuentro de ayer en el Vicente Calderón.

Del mismo modo, ha asegurado que el ministro del Interior debe dar explicaciones en sede parlamentaria "sobre las razones por las que desde el Ministerio no se advirtió a la Comisión de Violencia en el Deporte, de que era un partido en el que previsiblemente podrían darse enfrentamientos importantes y habida cuenta de que los seguidores radicales pertenecían a ideologías extremistas y antagónicas".

"Jorge Fernández Díaz tiene que aclarar por qué, en el mismo momento en el que los responsables de seguridad del Deportivo advirtieron al Ministerio de que había un autobús de hinchas extremistas del Deportivo que estaba tratando de eludir los controles habituales, por qué no se tomaron medidas preventivas para localizar dicho autobús y encapsularlo antes de su llegada a Madrid", ha subrayado Trevín.

Por su parte, el portavoz socialista de Deportes en el Congreso, Manuel Pezzi, ha señalado que "se ha incumplido la Ley contra la Violencia en el Deporte" debido a que considera "hay una responsabilidad de las autoridades deportivas para declarar de alto riesgo, de forma preventiva, este tipo de eventos".

Además, Pezzi ha explicado que "tanto la Federación de Deporte, como la Liga de Fútbol Profesional y la Comisión Estatal contra la Violencia en el Deporte", en lo que respecta a lo sucedido, "no han hecho su trabajo", ya que "han permitido que se desarrollara una actividad que debería ser controlada de forma más estricta y rigurosa".

Por último, el portavoz ha recordado que la Ley contra la Violencia en el Deporte, que impulsó el gobierno socialista hasta ser aprobada en 2007 por unanimidad, "fija también responsabilidades en los organizadores de los partidos, no sólo dentro del recinto, sino en sus aledaños o en los medios de transporte que se vayan a utilizar".

Para leer más