La Serie A, muy criticada por las restricciones a mujeres para su Supercopa en Arabia Saudí

FOOTBALL - ITALIAN CHAMP - JUVENTUS v SAMPDORIA
ALESSIO MORGESE / DPPI / AFP7
Publicado 03/01/2019 19:41:15CET

MILÁN (ITALIA), 3 Ene. (Reuters/EP) -

El vice primer ministro de Italia, Matteo Salvini, calificó este jueves como "asquerosas" las restricciones impuestas a las mujeres de cara a la final de la Supercopa italiana, organizada por la Serie A y que se jugará el 16 de enero en el King Abdullah Sports City Stadium de Yeda (Arabia Saudí).

Ese encuentro, entre la Juventus y el AC Milan, generó muchas críticas desde que el pasado miércoles se publicase toda la información sobre cómo obtener entradas; así, algunos asientos únicamente estaban disponibles para hombres y explicando que las mujeres solo podían acceder comprando localidades en áreas "familiares".

"Tener la Supercopa de Italia en un país islámico, donde las mujeres no pueden ir al estadio a menos que estén acompañadas por un hombre, es triste. Es asqueroso, no voy a ver el partido", comentó Salvini, apasionado hincha del Milan.

Además, esta controversia se unió a un clima adverso tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en octubre de 2018, en el consulado saudí de Estambul (Turquía). Esta 'Supercoppa', entre la Juventus como vigente campeona liguera y el Milan como subcampeón copero, seguirá con la tradición de jugarse en el extranjero como ya ocurrió en Estados Unidos, China y Catar.

El máximo mandatario de la Serie A, Gaetano Miccichè, defendió la decisión de jugar en Arabia Saudí con una nota de prensa, afirmando que las mujeres "no tendrían que estar acompañadas" por un hombre para ingresar al estadio y agregó que eso sería histórico.

"Hasta el año pasado, las mujeres --en Arabia Saudí-- no podían asistir a ningún evento deportivo", señaló. "Estamos trabajando para asegurar que, en los próximos partidos que juguemos en el país, las mujeres puedan acceder a todos los asientos del estadio", añadió.

La prohibición de que las mujeres asistan a algunos partidos de fútbol en el conservador reino musulmán se terminó en enero de 2018, como parte de una relajación más amplia de las restricciones sociales, con secciones familiares especiales establecidas en tres estadios.

Contador