Actualizado 24/03/2007 15:30 CET

Las chicas de natación sincronizada siguen sumando medallas para España

MELBOURNE (AUSTRALIA), 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El equipo nacional femenino de natación sincronizada siguió sumando medallas para la delegación española en los Mundiales que se están celebrando en Melbourne (Australia), después de lograr la plata en la prueba de rutina libre por equipos.

El conjunto, con una excelente actuación que les valió la mejor puntuación de su historial deportivo en esta disciplina con 98.500, sólo fue superado por las rusas, que alcanzaron el oro con un ejercicio casi perfecto de 99.000.

Con una coreografía rompedora y espectacular, las chicas de Anna Tarrés terminan un Mundial histórico en el que se han llevado nada menos que seis medallas, con las de plata en el solo técnico y dúo técnico, el bronce en equipo técnico y solo libre y la argenta en dúo libre también.

La de hoy, probablemente la más preciada de todas, la lograron con una altísima puntuación de 98.500, tan sólo superadas por medio punto por el conjunto soviético, que cada vez parece menos inalcanzable. Las españolas lograron, además, la misma puntuación en mérito artístico que las rusas en una prueba donde Japón completó el podio en la tercer plaza.

Tras el éxito, la seleccionadora nacional, Anna Tarrés, mostró su satisfacción por tan meritorio resultado. "Esta medalla es el regalo soñado. La recompensa a tantas horas de trabajo y esfuerzo". La plata demuestra que "somos competitivas en una prueba olímpica, sabemos realizar coreografías rompedoras y originales a la vez que tenemos un alto nivel técnico. Estamos muy, muy contentas", apuntó.

Ahora el equipo de sincronizada ya tiene la vista puesta en los Juegos Olímpicos de Pekín para el que España participará en el preolímpico del mes de abril de 2008, donde espera poder clasificarse para tal cita.

"Afrontaremos de nuevo el reto con gran profesionalidad e ilusión. Esta plata nos da confianza para poder seguir trabajando y ser optimistas", añadió Tarrés.

CANCELADA LA PRUEBA DE 25 KM. EN AGUAS ABIERTAS

Por otro lado, la única prueba en aguas abiertas que estaba programada para hoy, los 25 kilómetros femeninos, tuvo que ser suspendida debido a las malas condiciones meteorológicas por el fuerte oleaje registrado en la bahía de Port Phillip.

Cuando sólo se había completado la mitad del recorrido y con la alemana Britta Kamrau-Corestein con una importante ventaja en la cabeza de carrera tras seis vueltas, las nadadoras tuvieron que ser evacuadas, siendo la primera vez que una prueba de este tipo tiene que posponerse debido a la mala meteorología.

Tras varias horas de discusión, la FINA decidió suspender la prueba y reanudarla mañana domingo, con otras cinco vueltas, con una salida escalonada que respetará las posiciones de las nadadoras que completaron cinco de las 10 vueltas.