Actualizado 12/06/2007 16:58 CET

Economía/Empresas.- Colonial reitera que sentencias judiciales le otorgan la propiedad del edificio que reclama Bifasa

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Colonial reiteró hoy que el inmueble ubicado en el número 42 de la calle Francisco Silvela de Madrid que le reclama Bienes Familiares (Bifasa) es de su propiedad, tal como lo han declarado todos los tribunales a los que se ha dirigido José María Maldonado, titular de la sociedad demandante.

El grupo inmobiliario controlado y presidido por Luis Portillo denunció en un comunicado que Maldonado, tras "intentar sin éxito plantear litigios ante los tribunales", esté mandando ahora "remitidos" a la prensa "que no responden a la realidad e intentan perjudicar el buen nombre y reputación de Colonial".

La compañía explicó que es titular del citado edificio desde el 17 de febrero de 1999, fecha en que se produjo su compra. Según indicó Colonial, Maldonado ratificó el documento de compraventa ante notario, entregó la posesión del inmueble y una factura de compraventa, y recibió la parte del precio estipulada.

Asimismo, en su comunicado, Colonial detalla que Maldonado "ha tenido a su disposición, consignado, el resto del precio pendiente (21,79 millones de euros), sin que hasta la fecha haya querido disponer del mismo".

Posteriormente, y siempre según la inmobiliaria de Portillo, el propietario de Bifasa se ha amparado en una cuestión relativa a la inscripción de la compraventa en el Registro de la Propiedad para iniciar distintos procesos judiciales, "todos ellos desfavorables" a sus intereses.

Bifasa informó la pasada semana, a través de distintos anuncios en prensa, que ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) contra Colonial por no haber reflejado en su pasivo contable un importe de 78,39 millones de euros correspondiente al edifico ubicado en el número 42 de la calle Francisco Silvela de Madrid que reclama como propio.

La sociedad de Maldonado argumenta que el grupo de Portillo ha cometido una "infracción muy grave", según la Ley del Mercado de Valores, por aportar información "falsa o engañosa" a la CNMV e "incumplir la obligación de divulgar un hecho relevante informando al mercado de la denuncia".