Economía/Vivienda.- Sociedad de Tasación espera que el precio de la vivienda baje "como mínimo" un 5,7% en 2010

Actualizado 21/01/2010 14:36:03 CET

Asegura que la demanda no se reactivará hasta que haya empleo y créditos y pide hacer del alquiler una "alternativa" real a la compra

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El precio de la vivienda en España volverá a bajar este año "como mínimo" en la misma medida que en 2009, cuando descendió un 5,7%, debido a que el desempleo sigue creciendo y persisten las dificultades para acceder a los créditos, según el presidente de Sociedad de Tasación, José Luis Estevas-Guilmain.

En rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por el director general de la organización, Juan Fernández-Aceytuno, Estevas-Guilmain aseguró que sólo en la medida en que "cambie de tendencia" la economía, se retorne a tasas positivas del PIB, y tanto el empleo como el crédito se normalicen, podrá reactivarse la demanda, momento en que "el precio irá detrás con cierto decalaje".

Para Sociedad de Tasación, la realidad no camina en esa dirección: "Todavía no hemos tocado suelo y los 'brotes verdes' no han existido nunca", apuntó su presidente para añadir que, en este contexto, "no puede haber un crecimiento de la demanda en 2010".

Sin embargo, desde Sociedad de Tasación se aseguró que "es un buen momento para comprar una vivienda, negociando un buen precio y una buena hipoteca", siempre que el inmueble a adquirir responda a una necesidad más allá de la puramente especulativa, para lo que sería preferible "estarse tranquilo".

Así, la organización recomendó a los potenciales compradores que cuenten con recursos suficientes y la posibilidad de acceso a un crédito no dejarse llevar por los indicadores de precios medios, sino por los precios en los "mercados locales", valorando "cada precio por separado".

LOS BANCOS NO HARÁN MOVERSE AL MERCADO.

En esta situación, Sociedad de Tasación consideró dos posibilidades de movilizar las alrededor de 750.000 viviendas que estima existen sin vender y propiciar así la recuperación del sector inmobiliario.

En primer lugar, que los bancos lo hagan a través del drenaje de sus 'stocks', y en segundo, que el Gobierno disponga de un marco económico y jurídico adecuado para que el mercado se estabilice de forma automática.

Respecto a la primera opción, Estevas-Guilamain expresó sus "dudas" de que los bancos, que tienen la llave de la financiación, puedan agilizar significativamente las ventas con rebajas de precios que los promotores no pueden permitirse, puesto que cuentan tan sólo con un porcentaje cercano al 10% del 'stock' sin vender.

En el segundo caso, el presidente de Sociedad de Tasación sí demandó al Ejecutivo un papel más activo, ya que en la situación actual "no hay salida". "El Gobierno debe poner las reglas de juego, un marco jurídico y económico para que el mercado funcione", aseveró.

DINAMIZAR EL ALQUILER PARA BAJAR LOS PRECIOS DE VENTA.

En este sentido, consideró prioritario que se mejore la seguridad jurídica en el mercado del alquiler. Según dijo, se estima que hay dos millones de viviendas vacías que en muchos casos no se alquilan por miedo a los impagos.

Así pues, si se solucionara este problema, la oferta en alquiler aumentaría, con ella descenderían los precios de los arrendamientos, se incentivaría la demanda de estas viviendas y habría una alternativa real a la compra, con lo que los precios de adquisición también bajarían. En resumen, "si el mercado del alquiler funcionara, bajaría el precio de la vivienda", según Estevas-Guilmain.

Dicho esto, el presidente de Sociedad de Tasación se mostró escéptico sobre la eficacia del recientemente aprobado 'desahucio expréss', ya que éste se aplicará después de la sentencia de desahucio, que "puede ser muy larga", con lo que el mercado aún estará lejos en términos de eficiencia respecto a otros países europeos en los que estos procesos se solucionan en tiempos máximos de un mes.

Otra de las críticas de Sociedad de Tasación se centró en la subida del IVA prevista a partir del mes de julio, que supondrá un "freno relativo" para aquellos que compren una vivienda por necesidad y "absoluto" para los inversores.

Por otro lado, Estevas-Guilmain propuso convertir el 'stock' de viviendas protegidas en alquiler, puesto que "no es lógico que una vivienda social sea en propiedad", y reducir la carestía del suelo para que no repercuta en los precios finales de compra.