Actualizado 19/04/2007 21:49 CET

Economía/Energía.- El Consejo de Estado aplaza para la próxima semana su dictamen sobre las primas a las renovables

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Estado decidió hoy aplazar para la próxima semana su dictamen sobre la propuesta del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de revisión del Real Decreto 436/2004, que fija las primas a la generación en régimen especial (cogeneración y renovables), informaron a Europa Press fuentes del órgano consultivo.

Los miembros del consejo rechazaron de esta manera la propuesta del ponente del informe "ante la complejidad" del asunto y decidieron darse una semana de plazo para estudiar con detenimiento el dictamen final sobre este nuevo Real Decreto.

Con esta decisión, el Consejo rompe el plazo de urgencia solicitado por el Ministerio que dirige Joan Clos para tramitar esta normativa con el objetivo de que estuviera publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de este verano.

Las mismas fuentes explicaron que la dificultad con la que se ha encontrado esta institución estiba en concretar la seguridad jurídica de este Decreto.

Esta situación recuerda lo ocurrido en el seno de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que retrasó el dictamen del texto en más de un mes ante las discrepancias surgidas entre los consejeros por el establecimiento de la retroactividad para las futuras instalaciones eólicas.

La propuesta de Industria remitida al Consejo recoge algunas modificaciones tras negociaciones "clave" con el sector. En concreto, el Ministerio cedió con una mejora de la retribución de la prima (de 17,4 euros por megavatio/hora -MWh- a 29,2 euros MWh), del suelo y el techo (de 67,6 euros MWh a 71,2 euros MWh en el caso del 'floor' y de 84,7 euros MWh a 84,9 MWh en el caso del 'cap'), así como en la tarifa regulada prevista en el Decreto (73,1 euros MWh a 73,2 euros MWh).

Por contra, el sector continúa criticando la inseguridad jurídica que está provocando este nuevo Real Decreto de cara a los fondos de inversión, así como el aumento en el coste de capital que supondrán las inversiones en estas instalación de generación renovable, puesto que contemplan un nuevo riesgo ante los "continuos cambios regulatorios".

Además, el sector afirma que un hecho constatado es la reducción de los megavatios instalados desde el 2004, año en que se comenzó a hablar de este cambio regulatorio, ya que entonces se instalaron 2.324 MW, mientras que al año siguiente tan sólo se pusieron en marcha 1.600 MW y en 2006 unos 1.550 MW, lo que representa una reducción del 25% frente a los objetivos del Gobierno.