Actualizado 10/03/2007 21:02 CET

Alcoa niega que las tarifas eléctricas incluyan ayudas de Estado para la industria, como opina la UE

OVIEDO, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La multinacional Alcoa confía en que la Comisión Europea estime sus alegaciones ante la investigación abierta sobre las tarifas eléctricas especiales que se aplican a empresas españolas grandes consumidoras de energía.

Entre estas empresas figura Alcoa que cuenta en Asturias con una planta de fabricación de aluminio primario, además de Arcelor y Asturiana de Zinc, ambas también con instalaciones en Asturias.

Fuentes de la empresa explicaron en declaraciones a Europa Press, que intentarán demostrar en sus alegaciones que "no han recibido ayudas de Estado" en la aplicación de las tarifas eléctricas.

La factura eléctrica supone para Alcoa un 35 por ciento de los costes de producción. La empresa advirtió en varias ocasiones de la pérdida de competitividad que supondrán los incrementos previstos y la desaparición de la tarifa G4, al igual que hizo en su día Asturiana de Zinc (AZSA).

El Gobierno asturiano se hizo eco de la preocupación de las tres empresas asentadas en Asturias y se ha dirigido al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para que aborde esta situación con "precaución y cuidado" ante la importancia que estas compañías tienen para Asturias donde dan empleo a 12.000 trabajadores.

Fuentes de Alcoa agradecieron la preocupación del Gobierno del Principado con su problema, al igual que Arcelor. Un portavoz de la empresa siderúrgica expresó también, en declaraciones a Europa Press, su satisfacción "con el hecho de que el Presidente del Principado apoye a las empresas para poder tener una energía que permita su viabilidad".

En el caso de Asturiana de Zinc, su presidente, Santiago Zaldumbide, manifestó en reiteradas ocasiones su preocupación por el riesgo de deslocalización que supone la subida de tarifas. Para Azsa, la factura eléctrica representa un 40 por ciento de los costes de producción.