Philips impulsa una iniciativa social para sustituir las lámparas incandescentes por bajo consumo

Actualizado 14/01/2007 19:00:01 CET

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El fabricante de productos electrónicos Royal Philips Electronics ha pedido la acción conjunta del sector del alumbrado, ONGs, proveedores de energía y gobiernos para, en el plazo de diez años, se reemplacen las lámparas incandescentes por cualquiera de las alternativas de bajo consumo disponibles en el mercado, según informó la empresa.

Según la compañía, esto favorecería el nuevo plan de eficiencia energética de la UE diseñado para alcanzar un ahorro energético del 20% en el año 2020, contribuyendo a su vez, al problema del cambio climático y del cumplimiento de los compromisos de Kioto.

El director ejecutivo de la División de Alumbrado, Theo van Deursen, destacó que en el mercado existe una amplia oferta de lámparas de bajo consumo que no sólo ahorran energía, sino que son más fáciles de utilizar y son mejores para el medio ambiente que las incandescentes.

Según datos de la compañía, en la UE se venden unos 2.000 millones de lámparas incandescentes al año. Tres cuartas partes se utilizan en los hogares y el resto en el comercio. Además, el 80% del alumbrado doméstico usa lámparas incandescentes, de tal forma que si se utilizasen las de bajo consumo, el ahorro para los consumidores supondría entre 5.000 y 8.000 millones de euros al año y una reducción de las emisiones de CO2 de 20 millones de toneladas.

EUROPA RENUEVA SU ALUMBRADO URBANO

Asimismo, desde que Philips lanzase el sistema Cosmopolis más de 50 ciudades europeas han empezado a usar este sistema de alumbrado de bajo consumo, entre las que se encuentran Londres, Amberes, Madrid y Estocolmo.

CosmoPolis ofrece luz blanca utilizando un 50% menos de energía que los antiguos sistemas de vapor mercurio. Además, abre nuevas posibilidades de ahorro con la opción de controlar automáticamente los niveles de luz a distintas horas de la noche.

Por otro lado, el potencial de ahorro es muy elevado, tanto en consumo energético como en costes de funcionamiento. Philips estima que con la implantación del nuevo sistema, el ahorro en costes podría superar los 1.000 millones de euros anuales, además de las ventajas medioambientales.