El secretario de Estado de Energía cree que el gas renovable es "esencial" para combatir el cambio climático

Secretario de Estado de Energía, José Domínguez
EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS
Publicado 04/12/2018 12:38:04CET

El borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima será presentado en aproximadamente dos semanas

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez, ha destacado que el gas renovable juega un papel "esencial" como elemento transformador del sector energético a la hora de resolver los problemas derivados del cambio climático, los cuales ha asegurado que deben ser confrontados de forma "coordinada y urgente".

Durante su participación en la jornada 'El futuro del gas renovable en España', Domínguez ha resaltado que existe una "urgencia" por adoptar "nuevas" soluciones tecnológicas que permitan producir energía mediante fuentes "renovables y competitivas" y combatir los efectos del cambio climático.

"Tenemos que buscar nuevas formas de almacenamiento y el gas es una de ellas", ha apuntado. Sin embargo, Domínguez ha matizado que, aunque el gas emite menos que otros combustibles, para llegar a alcanzar el objetivo de cero emisiones en 2050 promovido por la Unión Europea, se debe dejar atrás el gas tradicional y dirigir el camino hacia "gases que no emitan", como el gas renovable.

A este respecto, el secretario de Estado de Energía ha resaltado que el Gobierno llegó en un momento "conservador" para el sector. "Sabíamos que existía el cambio climático, pero vivíamos como si no estuviera", ha apuntado. Domínguez ha asegurado que su objetivo ha sido la "transformación" del sistema hacia las energías renovables, con medidas como la creación del Ministerio para la Transición Ecológica, la elaboración de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética o la propuesta de un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

En relación a este plan, Domínguez ha explicado que un borrador "bastante desarrollado" del mismo será presentado en aproximadamente dos semanas y entregado a la Unión Europea antes de finales de año. El proyecto integrará objetivos como la reducción del 20% de las emisiones respecto a 1990 o la meta de que el 35% de la energía final sea renovable para 2030, lo cual implicaría que entre el 70-75% de la electricidad fuera de origen renovable para ese año.

El secretario de Estado también ha declarado que ayudará a la reducción de emisiones el cierre a mediados de 2020 de aquellas centrales térmicas de carbón que no han cumplido con las reformas "correspondientes", ya que el carbón es el combustible responsable del 59% de las emisiones del sistema eléctrico.

UNA HOJA DE RUTA HACIA EL GAS RENOVABLE PARA 2030

Por su parte, la Asociación Española del Gas (Sedigas) ha presentado el Plan de Desarrollo de Gas Renovable, una hoja de ruta hacia la economía baja en carbono definida por la Unión Europea hasta 2050, la cual integra objetivos para 2030 como la reducción del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con 1990, la implantación de un 32% de cuota de energías renovables o la mejora de la eficiencia energética en un 32,5%.

Para la presidenta de Sedigas, Rosa María Sanz, el Gobierno debe instaurar objetivos "concretos" que permitan avanzar hacia un cambio sostenible. Como ejemplo, ha resaltado el caso de Francia, país que ha marcado como estrategia energética que el 10% del gas usado como combustible sea renovable para 2030.

En este sentido, Sanz ha destacado las "ventajas" de una transición hacia el gas renovable, apelando a que no solo no produce residuos, sino que es sumidero de dióxido de carbono (CO2) y, además, no precisa de las inversiones en infraestructuras al ser totalmente intercambiable por el gas tradicional, permite el desarrollo de las zonas rurales y contribuye al estímulo de la generación distribuida.

Por otro lado, la presidenta de Sedigas ha matizado que en la transición hacia el gas sostenible, es preciso analizar el modelo de negocio "al completo", teniendo en cuenta toda la cadena de valor y considerando las ventajas medioambientales que este presta frente a otras formas de energía asentadas, ya que "no se puede competir a pelo con el gas tradicional".

Contador