El BCE se mantiene a la expectativa tras el 'Brexit'

Actualizado 21/07/2016 16:39:46 CET

Draghi, partidario de ayudar a la banca a abordar el problema de los préstamos morosos en circunstancias excepcionales

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) no ha discutido la posibilidad de adoptar nuevas medidas o ampliar el alcance de las que están en vigor al considerar que no dispone todavía de información suficiente para valorar el impacto del resultado favorable al 'Brexit' en el referéndum del pasado 23 de junio en Reino Unido, según reconoció en rueda de prensa el presidente de la institución, Mario Draghi.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, que mantuvo estables los tipos de interés y el alcance mensual del programa de compra de activos del BCE, el banquero italiano subrayó que los mercados financieros han demostrado su resiliencia y capeado el repunte de la volatilidad provocado por la victoria del 'Brexit'.

En este sentido, Draghi admitió que la economía de la zona euro mantuvo el crecimiento durante el segundo trimestre, aunque a un ritmo algo inferior al 0,6% de los tres primeros meses y advirtió de que, a pesar de la dificultad para anticipar el efecto del 'Brexit' en el crecimiento, es probable que suponga un "riesgo a la baja".

Por otro lado, el presidente del BCE apuntó la posibilidad de que los recientes eventos en Turquía puedan llegar a tener un efecto negativo en la confianza de la zona euro.

De este modo, el presidente del BCE explicó que los miembros del Consejo concluyeron que aún no disponen de información suficiente para tomar decisiones y que en los próximos meses, cuando se conozcan las nuevas previsiones de los expertos del banco central, estarán en "mejores condiciones para valorar la situación de la economía".

No obstante, Draghi reiteró que la institución sigue vigilando de cerca la evolución de la economía y empleará todos los instrumentos a su disposición en el marco de su mandato si fuera necesario.

Asimismo, el banquero italiano, que declinó valorar la oportunidad de una sanción a España por incumplir los objetivos de déficit, volvió a reclamar la implementación de reformas estructurales que permitan reducir el desempleo e impulsar el potencial de crecimiento.

APOYO A LA BANCA.

Entre las posibles reformas que contribuirían a estimular la inversión y la creación de empleo, así como a mejorar la transmisión de la política monetaria del BCE, Draghi hizo especial hincapié en la resolución del problema de los préstamos en riesgo de mora o no productivos (NPL).

En este sentido, cuestionado por las dificultades de los bancos italianos, Draghi defendió que las entidades europeas se encuentran actualmente en mejor situación y que las medidas del instituto emisor han aliviado el problema de la fragmentación del crédito.

"El problema de los bancos de la zona euro no es de solvencia, sino de rentabilidad", sostuvo el presidente del BCE en referencia al volumen de capital que algunas entidades necesitan para cubrir sus elevadas tasas de préstamos improductivos.

Cuanto más tiempo dure esta situación, peor será el funcionamiento del sector bancario y serán menos eficaces en la transmisión de la política monetaria", dijo Draghi.

"Los préstamos improductivos son un problema para la rentabilidad futura y también para la capacidad de conceder préstamos", apuntó Draghi, señalando la importancia de acometer el problema desde un triple enfoque: supervisor, legislativo y estableciendo un mercado funcional para este tipo de activos.

Draghi planteó la importancia de crear "un marco legislativo que permita negociar y vender estos NPL con facilidad y transparencia" y añadió la posibilidad de introducir "algún tipo de mecanismo público en momentos y circunstancias excepcionales" para evitar "ventas forzadas ('fire sales')".

No obstante, el presidente del BCE recordó que existen unas reglas y estas disponen de flexibilidad para hacer frente a situaciones excepcionales, aunque la responsabilidad corresponde a la Comisión Europea.

Para leer más