Economía.- Caja Duero aprueba la fusión con Caja España con 13 votos a favor y 4 en contra

Actualizado 17/03/2010 2:44:22 CET

SALAMANCA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Administración de Caja Duero aprobó la fusión con Caja España en una reunión próxima a las seis horas, que terminó pasada la medianoche. En la votación, 13 consejeros dieron el visto bueno al documento y cuatro se mostraron contrarios, "principalmente" por la ausencia por el momento de un plan laboral. Estos últimos fueron los dos representantes de UGT, el de Comisiones Obreras y el representante de los impositores Víctor Pedraz.

Horas antes, el Consejo de Administración de Caja España aprobó la fusión con el voto a favor de 16 consejeros y en contra el del representante de UGT, que condicionó su apoyo a la aprobación del pacto laboral.

Al término del Consejo de Caja Duero, su presidente, Julio Fermoso, y el director general de la entidad, Lucas Hernández, comparecieron ante los medios, donde mostraron su satisfacción por el acuerdo alcanzado y emplazaron al Consejo al próximo lunes, en un nuevo encuentro para tratar asuntos que han quedado "pendientes" como el intento de acuerdo con los sindicatos para aceptar un plan laboral y la elección de la Dirección General.

Posteriormente tendrá que llegar, en el caso de que no sean precisos más consejos extraordinarios para tratar la fusión, una asamblea general, que nunca tendrá lugar antes del mes de mayo, según Julio Fermoso.

De esta forma, cumplirán con la fecha marcada por el Banco de España, el 30 de junio, para que la entidad pueda acceder a las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), cuya cantidad de 525 millones de euros se devolvería en cinco años sin "ningún problema" incluso adoptando hipótesis de futuro "extremadamente duras", indicó Lucas Hernández.

"SACAR PECHO" Y ABANDONAR EL PESIMISMO

Para el presidente de Caja España, Santos Llamas, ahora es el momento de "sacar pecho", abandonar el pesimismo y caminar de la mano de Caja Duero, ya que la fusión es una cuestión importante no sólo para mejorar el sistema financiero de la Comunidad, sino para el conjunto del territorio español.

Con la aprobación de la fusión, se da también el visto bueno a los jefes de área que formarán parte de la futura entidad fusionada, según explicó, aunque en el Consejo no se habló de la presidencia, ya que esta cuestión es competencia del consejo de administración que surja de la unión de las cajas.

Santos Llamas insistió en el hecho de que el voto en contra del representante de UGT no significa un voto en contra de la fusión, sino una decisión condicionada al pacto laboral. "Está a favor de la fusión, pero como no hay pacto laboral, está a la espera", concretó.

"ESTAMOS EN LA RECTA FINAL"

En este sentido, expresó su deseo que alcanzar un acuerdo en la mesa de negociación laboral y de convocar la Asamblea General para ratificar la fusión "de inmediato". "Ya urge; ya estamos en la recta final", apostilló.

Finalmente, Llamas valoró el paso dado hoy por la entidad de ahorros y subrayó que la postura de los consejeros ha sido "muy consecuente" al decir 'sí', al mismo tiempo que se mostró "orgulloso y contento" porque este acuerdo lleva a sus espaldas dos años de trabajo.

Por su parte, Julio Fermoso resaltó que "esta fusión es lo mejor que le puede pasar a Caja Duero y a la sociedad" e indicó que las entidades del tamaño de la salmantina necesitan este tipo de acuerdos para "sobrevivir".

"Es imprescindible esta fusión", "la nueva entidad será más rentable, eficiente y solvente" y permitirá ponerse en "buena situación" para las posibles incorporaciones de otras cajas "más pequeñas", añadió el presidente.

Finalmente, el director general Lucas Hernández mostró su confianza en alcanzar un acuerdo con los sindicatos para el plan laboral, "las diferencias son salvables".

Una opinión que compartió Julio Fermoso, quien indicó que es preciso que los trabajadores que salgan de la entidad debido a la fusión lo hagan con unas condiciones "satisfactorias" y que los que continúen se queden con mejoras respecto al presente.

La fusión de Caja España y Caja Duero tiene como objetivo crear una entidad de ahorros "fuerte, eficaz, rentable y solvente", capaz de dar respuestas a los retos que demandan a corto y a medio plazo los clientes, empleados y la sociedad en general.

De esta forma, las dos entidades de ahorros afrontan "con valentía y eficacia" la necesaria reestructuración del sector financiero nacional e internacional, según informó Caja España.

OPERATIVA EN JULIO

Tras este acuerdo, Caja España someterá a la Asamblea General la aprobación definitiva de la fusión, con el fin de que el próximo día 1 de julio esté operativa la nueva Caja a todos los niveles.

El proyecto de fusión incluye un plan de negocio, cuyo objetivo es fortalecer los ratios de rentabilidad, eficiencia y solvencia y situarlos en 2015 en una rentabilidad financiera (ROE) del 12 por ciento, el margen de eficiencia en 45 puntos y la solvencia (TIER I) en un diez por ciento.

Con el fin de alcanzar un posicionamiento "óptimo" para el desarrollo de la nueva Caja fusionada, el modelo de negocio se ha diseñado en torno a cuatro grandes ejes. El primero de ellos gira en torno a una estrategia basada en los negocios bancarios tradicionales, con una estructura de financiación prudente y con preponderancia de la gestión eficiente del riesgo.

Además, se plantea un plan ambicioso de reestructuración, enfocado al aprovechamiento de las economías de escala y a la mejora de la eficiencia y un compromiso con la Obra Social que se hace compatible a corto y medio plazo con los requisitos de devolución de la recapitalización procedente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Finalmente, se pretende un proceso de recapitalización con apoyo del FROB destinado a reforzar los recursos propios durante el proceso de fusión.

525 MILLONES DEL FROB

Para llevar a cabo este plan de negocio, Caja España ha acordado solicitar al FROB 525 millones de euros, préstamo que será devuelto en un plazo máximo de cinco años. De forma paralela, se negocia con los representantes de los empleados un plan laboral que incluirá la necesaria racionalización de la plantilla, de la red comercial y de los servicios centrales.

En el momento de la fusión, la nueva Caja nacerá con una red de 1.102 oficinas y una plantilla total de 5.549 trabajadores.

En cuanto a la Obra Social, la nueva entidad de ahorros será "respetuosa" con los compromisos adquiridos por las dos cajas fusionadas.

Por último, Caja España destacó que el proceso de fusión es "plenamente respetuoso" con el mantenimiento de la naturaleza jurídica de las cajas de ahorros.