Actualizado 28/06/2007 16:35 CET

Economía/Finanzas.-La AEB dice que el sector deberá afrontar una desaceleración en la demanda de crédito y más morosidad

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sector financiero deberá afrontar una desaceleración de la demanda de crédito, particularmente del destinado a la adquisición de vivienda, y un ligero aumento, desde unos mínimos históricos, de la morosidad, indicó hoy la Asociación Española de Banca (AEB) en su Informe Económico Financero correspondiente a Junio 2007.

La patronal bancaria considera que el sector también deberá enfrentarse a una liquidez "menos abundante" y unos tipos de interés, tanto de activo como de pasivo, algo más elevados, aunque "todavía moderados".

Tras explicar que el entorno económico y financiero en el que se desenvuelve la actividad bancaria "continuará siendo propicio", la AEB señaló que el sector deberá afrontar estos cambios, que calificó de "inevitables y previstos".

Sin embargo, el volumen de negocio seguirá siendo "considerable", ya que la necesidad de financiación de la economía, particularmente de las empresas no financieras pero también de los hogares, "mantendrá cotas elevadas".

Además, la AEB se refirió a la diversificación de la actividad bancaria y la internacionalización de las entidades, que, a su juicio, se desarrolla en un marco de "probada eficiencia" que debe permitir "seguir obteniendo resultados satisfactorios".

La patronal del sector financiero, sin embargo, también alerta a las entidades sobre "un escenario menos favorable", que no puede descartarse, ya que "los riesgos pesan a la baja".

En este sentido, indicó que, a nivel internacional, aunque dichos riesgos se han mitigado, están asociados con los desequilibrios globales, un eventual cambio de tendencia de los flujos de financiación internacional, una mayor volatilidad de los mercados, la desestabilización de las relaciones de cambio y la incertidumbre geopolítica.

A nivel interno, la asociación afirma que las principales amenazas son una hipotética corrección "más intensa" del mercado de la vivienda o una ralentización significativa en el proceso de creación de empleo.

HABRÁ NUEVAS SUBIDAS DE LOS TIPOS.

En su informe Económico Financiero, la AEB apunta que la economía mundial mantiene una intensa expansión del comercio, un crecimiento sostenido y una inflación moderada. La desaceleración de la economía norteamericana, con un ciclo más maduro, está siendo compensada por la recuperación de la Eurozona, la mejoría de Japón y la continuada aportación de las economías emergentes, especialmentede las asiáticas.

Además, recuerda que el pasado 6 de junio el BCE incrementó en 25 puntos básicos el tipo de intervención, por octava vez desde diciembre de 2005, para situarlo en el 4 por ciento. A su juicio, la recuperación de la actividad, la abundante liquidez, la expansión del crédito y el riesgo de una mayor presión sobre los precios avalan dicha decisión y hacen previsibles elevaciones adicionales en lo que resta de año. En todo caso, considera que las condiciones monetarias "siguen siendo holgadas y más acordes con la posición cíclica de España".

En cuanto a la economía española, la AEB destaca que el consumo privado y, especialmente, la inversión en construcción, muestran recientemente una desaceleración, que se ha compensado con el mayor pulso de la inversión en bienes de equipo y de la exportación, dando así cabida a un crecimiento más equilibrado y sostenible.

Por otro lado, subraya que la recuperación de la actividad en la industria y el avance de la productividad son otros elementos positivos a tomar en consideración. Sin embargo, destaca que hay razones para pensar que "el perfil de aceleración del crecimiento se sitúa en máximos para dar paso a una suave moderación".