Actualizado 20/08/2007 22:34 CET

Economía/Finanzas.- Asociación Española de Cajas Rurales irá a la vía penal ante la fusión de la Rural del Duero

VALLADOLID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Cajas Rurales (AECR) anunció hoy su disposición a acudir a la vía penal o a la autoridad monetaria en el caso de que salga adelante la fusión entre la Caja Rural del Duero y la andaluza Cajamar, una cuestión que se votará en la Asamblea Extraordinaria de la entidad de crédito vallisoletana prevista para el próximo 24 de agosto.

Así lo anunció el presidente de la Caja Rural del Mediterráneo y presidente de RGA, Luis Juárez Argente, a preguntas de los periodistas hoy en Valladolid respecto a las medidas que adoptará el Grupo Nacional de Cajas Rurales de salir adelante la fusión por absorción de Caja Rural del Duero y Cajamar, una operación a la que han opuesto desde el primer momento el resto de las cajas rurales.

"La Asociación Española de Cajas Rurales defenderá los intereses del Grupo con todas las consecuencias y cueste lo que cueste", aseguró Luis Juárez Argente, que no dudó en asegurar que, en el supuesto de que la Asamblea Extraordinaria del próximo viernes apruebe la fusión, acudirán a todas las vías posibles, sin descartar la vía penal o la autoridad monetaria.

"Nosotros no estamos aquí a predicar sino, además, dispuestos a utilizar lo que la ley nos ampara y lo defenderemos a ultranza", sentenció Argente, que justificó esta medida en su convencimiento de que la riqueza que se genera en un territorio, en este caso Valladolid, se debe de quedar en esa zona, y no marcharse fuera, como consideran que ocurrirá si la Rural del Duero se fusiona con Cajamar. "Con la ley en la mano lo utilizaremos", reiteró Argente, que se mostró dispuesto a acudir a todas las vías y a abrir "todos los frentes que procedan".

En el mismo sentido se pronunció el portavoz de la Unión de Cajas Rurales de Castilla y León, José Antonio Carrizosa, que explicó que estas acciones legales se adoptarán conforme a las normas de juego de la Asamblea Española de Cajas Rurales de la que forma parte la Rural del Duero ya que "solicitó su ingreso y aceptó unas normas".

"A finales de julio por parte de la Asociación se le comunicó primero, que no podía tramitar la baja en la Asociación, que, asimismo, que se había visto obligada a interponer con fecha 31 de julio en el Juzgado Mercantil número 1 de Valladolid la demanda de juicio ordinario contra Caja Rural del Duero por incumplimiento de contrato y de precepto estatutario", explicó Carrizosa, que aseguró que la AECR está ejerciendo en todo momento sus derechos.

Dicho esto, José Antonio Carrizosa anunció que algunos socios de la Caja Rural del Duero que están disconformes con la fusión de la entidad con la andaluza Cajamar promoverán sus propias acciones y demandas correspondientes al resultado de la Asamblea Extraordinaria de la Rural del Duero ante lo que consideran un "atropello" a sus derechos.

"A lo mejor este muerto al que le han puesto un buen traje de entierro resucita", aseveró Carrizosa que, tras insistir en que tiene constancia de que los socios de la Rural del Duero van a ejercer sus derechos.

CRITICAN EL CAMBIO DE OPINIÓN DEL GOBIERNO REGIONAL

Por otro lado, el presidente de la Caja Rural del Mediterráneo y presidente de RGA aprovechó la ocasión para poner de manifiesto el cambio de opinión adoptado por la Junta de Castilla y León respecto al modelo de las cajas rurales ya que durante el mandato de Juan José Lucas con Isabel Carrasco como consejera de Economía y Hacienda "no estaban por la labor de que nadie viniera a absorber de fuera esta entidad" mientras que el actual consejero competente, en referencia a Tomás Villanueva, "piensa de forma diferente siendo del mismo partido".

"¿Qué intereses ocultos puede haber detrás de esto?", se preguntó Argente, al que secundó José Antonio Carrizosa que se mostró convencido de que "algo tendrá que ver" este cambio de criterio con el traspaso de las competencias financieras de la cartera de Hacienda, cuya actual titular, Pilar del Olmo, también se mostró contraria a esta operación, a la de Economía y Empleo, "que se ha postulado en pro de esta fusión" en lo que entienden "una postura equivocada".

Dicho esto, Carrizosa, que agradeció las últimas recomendaciones de Pilar del Olmo en el sentido de que en este proceso debe primar la transparencia y la información, advirtió de que en la Junta de Castilla y León han estado "obsesionados" también con la fusión de todas las cajas rurales de la Región en lo que, a su juicio, supone "un desconocimiento terrible de la realidad de estas cajas".

"NO TIRAMOS LA TOALLA"

Los integrantes de la Unión Regional de Cajas Rurales de Castilla y León y del Grupo Caja Rural Nacional comparecieron hoy ante los medios de comunicación de Valladolid para volver a rechazar la fusión de Caja Rural del Duero con Cajamar en una muestra de que "no tiramos la toalla" ante un proceso "bochornoso" que consideran que está "lleno de irregularidades" y que es una mera "cortina de humo ante la "incompetencia" de los actuales gestores para sacar adelante un proyecto ilusionante y generador de riqueza.

Así, insistieron en que todo el proceso que ha precedido a esta operación ha estado caracterizado por el "ocultismo" y por una "deliberada falta de transparencia", y señalaron el hecho de que en las convocatorias de la Asamblea Extraordinaria del próximo 24 de agosto publicadas en prensa no constaba ni el nombre de la entidad ni su logotipo.

Del mismo modo, criticaron que Caja Rural del Duero haya convocado esta cita con las urnas en pleno mes de agosto y que sólo haya organizado diez juntas preparatorias cuando en las asambleas generales de todos los años convocan 18 reuniones de este tipo. "Se ha reducido y cercenado la participación en el proceso", lamentó Carrizosa, que criticó también la "coacción" de algunos empleados de la caja con su presencia en estas juntas preparatorias.

"Que no digan que esto es democracia", continuó el portavoz de la Unión Regional de Cajas Rurales de Castilla y León para quien el elevado grado de adhesión a la fusión manifestado por los socios que a lo largo de los últimos días han acudido a las juntas preparatorias es el símbolo de que el proceso se ha caracterizado por la "falta de análisis y de debate, igual que en otras repúblicas democráticas donde las adhesiones rondan el cien por cien".

En la rueda de prensa ofrecida hoy por el Grupo Caja Rural Nacional estuvieron presentes también el presidente de la Caja Rural del Sur y presidente del Grupo Cooperativo Español, José Luis Gordo; el director general de Caja Rural de Caja de Teruel, José Antonio Pérez Cebrián, y el presidente de la Unión de Cajas Rurales de Castilla y León y presidente de la Caja Rural de Salamanca, Ernesto Moronte, que quisieron mostrar con su presencia y con sus testimonios su oposición a la fusión de la Rural del Duero con Cajamar.