Economía/Finanzas.- Los inversores temen una segunda oleada de turbulencias por una posible recesión estadounidense

Actualizado 26/11/2007 20:20:00 CET

El mercado se anticipa a la crisis con fuerte inversión en obligaciones, bonos de alto rendimiento y divisas

LONDRES, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los temores a una nueva crisis financiera, que podría desencadenar nuevas pérdidas para las instituciones financieras y dañar la confianza económica en la economía real, se han extendido entre los inversores a escala internacional según informa hoy el diario británico 'Financial Times'.

Según detalla el rotativo, los mercados del crédito están adoptando una dinámica que implica una asunción por parte de los inversores de que Estados Unidos entrará en recesión, tal y como lo advierte un amplio sector de los analistas.

"Se ha puesto precio a la recesión", asegura el analista de la firma JP Morgan, Jan Loeys, que agrega que la semana pasada, los mercados evolucionaron en "un modelo de pánico virtual". "Se están produciendo presiones sobre los bancos centrales para que se vuelvan más activos si quieren alejar un colapso en los mercados del crédito", señaló el experto.

Los intercambios de valores vinculados a obligaciones, como los británicos 'gilts' y los estadounidenses 'Treasurys', aumentaron fuertemente durante la pasada semana en medio de fuertes temores a impagos por parte de los bancos.

La extensión de bonos corporativos de elevado rendimiento y los intercambios de divisas yen-dólar se fortalecieron al mismo tiempo que la liquidez se evaporaba en numerosos rincones del mercado financiero.

El presidente de Goldman Sachs International, Peter Sutherland, se ha unido a estas voces de preocupación y aseguró en declaraciones a una televisión irlandesa, citadas por 'FT', que "la economía estadounidense está en apuros".

"Creo que se trata de un periodo peligroso para el mundo entero", aseguró el ejecutivo, quien auguró que esta nueva oleada de inestabilidad se producirá en el segundo semestre y creará "traumas considerables".

La creciente tensión en el mercado financiero hizo que la semana pasada el Banco Central Europeo (BCE) anunciara que esta preparado para suministrar inyecciones de liquidez en el mercado desde esta misma semana.

En los últimos días, la liquidez se ha evaporado en algunos sectores de panorama financiero europeo, lo que ha provocado una gran inquietud entre los bancos.

Los inversores tiene puestos los ojos en la Fed y sus inyecciones de liquidez. Se preguntan si seguirá inyectando fondos o si tomará medidas más radicales.

UN AGUJERO DE HASTA 336.500 MILLONES

Otro de los factores que está minando la confianza inversora es la rapidez con la que están aumentando las pérdidas causadas por el 'credit crunch': si inicialmente el Gobierno estadounidense cifró en 50.000 millones de dólares los números rojos, los bancos de inversión esperan ahora un agujero situado entre 200.000 y 500.000 millones de dólares (134.585 y 336.462 millones de euros)

Por otro lado, los bancos esperan pérdidas adicionales en otros mercados de deuda, como las tarjetas de crédito. Además, existen serias dudas sobre cómo van a soportar los bancos estas pérdidas.