Actualizado 24/03/2007 12:22 CET

Economía/Finanzas.- El Monte fija límites a la concentración de riesgos "más estrictos" que los establecidos legalmente

Destaca su "posición inmejorable" en la adaptación a Basilea II

SEVILLA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La caja de ahorros El Monte afirma en su último Informe Anual de Gobierno Corporativo, correspondiente al ejercicio 2006, que el consejo de administración de la entidad ha aprobado límites a la concentración de riesgo de crédito en un solo cliente o grupo "más estrictos que los establecidos normativamente".

Según el informe, al que tuvo acceso Europa Press, la entidad acordó "procedimientos especiales para riesgos superiores a un determinado importe o para clientes o grupos en seguimiento especial y objetivos de concentración máxima para riesgos superiores a seis y a 18 millones de euros para clientes o grupos".

Asimismo, estableció un límite a la concentración en el riesgo de crédito en el sector inmobiliario y, "dentro del mismo, un sublímite para suelo".

"La calidad del riesgo es uno de los ejes fundamentales de la estrategia de El Monte, por lo que su gestión eficiente se convierte en condición necesaria", apunta el documento, en el que subraya que se ha "propuesto alinear su gestión del riesgo a las mejores prácticas del sector".

En concreto, indica que el riesgo de crédito, "como cualquier entidad minorista, es el principal riesgo al que está expuesta nuestra entidad y al que, por tanto, se le presta una especial atención", tras lo que detalla los sistemas implementados para controlarlo, así como los referentes al riesgo de concentración, de mercado, de tipo de interés o de liquidez, entre otros.

BASILEA II

Asimismo, subraya que la caja se encuentra en una "posición inmejorable" en el proceso de adaptación al nuevo Acuerdo de Capital, conocido como Basilea II.

"La 'hoja de ruta' está siendo el Plan Director de adecuación a Basilea II, en el que se contemplan y planifican todos los trabajos a desarrollar, así como los costes y recursos necesarios", agrega el informe, que precisa que en determinados apartados El Monte se ha "adelantado en más de un año a la entrada en vigor de la norma".

Por otra parte, en cuanto al grado de seguimiento de las recomendaciones de buen gobierno, la institución financiera recordó que no existen recomendaciones de buen gobierno específicas aplicables a las cajas de ahorros, pero afirmó estar analizando desde finales de 2006 el Código Unificado de Recomendaciones sobre Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas presentado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Con ello pretende, afirmó, "ir adaptando aquellas --recomendaciones-- que no estuvieran implantadas en la entidad y que no colisionaran con la normativa aplicable".

Entre las prácticas de buen gobierno que resumió en el informe, citó el control de requisitos e incompatibilidades para los consejeros, las limitaciones a operaciones financieras, la aplicación de normas para la prevención de blanqueo de capitales o la "transparencia e información hacia los mercados".