22 de febrero de 2020
 

Economía/Finanzas.- Quintás denuncia que la 'hiperregulación' financiera tiene un coste anual de hasta 4.000 millones

Actualizado 13/04/2007 13:46:53 CET

El presidente de la CECA afirma que las comisiones que pagan los usuarios bajarían con una menor regulación

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, instó hoy al regulador español a "simplificar y refundir" las más de 20 leyes que regulan el sistema financiero español, ya que este "exceso legislativo" tiene unos costes para las entidades de entre 2.000 y 4.000 millones de euros al año, lo que supone entre un 13% y un 26% del beneficio antes de impuestos de carácter recurrente de las entidades financieras españolas en 2006.

"La regulación en España es muy densa y muy fuerte", subrayó Quintás tras la inauguración de la segunda jornada del 'XIV Encuentro Financiero' organizado por Deloitte y ABC.

El presidente de la CECA señaló que a menudo el regulador no es consciente del problema que supone el exceso de regulación, que no sólo revierte en las entidades, sino también en el consumidor, ya que tiene que pagar elevadas cuantías por los productos y servicios.

Por esta razón, subrayó que "sería deseable" que cada ley llevara aparejado una memoria sobre el coste y beneficio social que tiene, al tiempo que destacó que una menor regulación elevaría el beneficio de las entidades y bajaría las comisiones para los usuarios.

Quintás también recordó que la excesiva regulación se ha convertido en una de las "principales preocupaciones" de las entidades y uno de los "principales riesgos" a los que se enfrentan, ya que además de elevar los costes, reduce la eficiencia, frena la innovación, supone una barrera para la entrada de nuevos competidores y "asfixia" a los de menor tamaño.

En este sentido, hizo especial hincapié en que no "se trata de un objetivo ambicioso, sino de que le cueste menos al país y de que se pueda competir mejor con otros países".

SEGUIR A OTROS PAÍSES.

Por esta razón, Quintás consideró que el regulador español debería seguir el ejemplo de países como Irlanda o Reino Unido, así como la propia Unión Europa, que ya han comenzado simplificar el sistema de leyes tanto a nivel individual como comunitario.

En este sentido, invitó al regulador español a llevar de nuevo "la bandera" de la mejor regulación, del mismo modo que "abanderó" el movimiento de vanguardia que se dio a partir de la década de los 70 y que permitió el desarrollo del sistema financiero, pasando de ser uno de los más "obsoletos" a uno de los más "competitivos" del mundo.

A su juicio, el sistema financiero cuenta con grades profesionales, tanto en el Ministerio de Economía, como en el Banco de España y otras instituciones, por lo que esta simplificación se haría "bien" con toda seguridad. Además, España cuenta con la característica de que las Comunidades Autónomas tienen sus propias regulaciones al margen de las estatales, por lo que éstas podrían "ponerse de acuerdo" para contribuir a esta simplificación, añadió.