Actualizado 12/06/2007 16:18 CET

Economía/Finanzas.- El saldo vivo en renta fija privada superará los 700.000 millones de euros en 2007, según BME

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La intensa actividad emisora permitirá que el saldo vivo en renta fija privada supere los 700.000 millones de euros en 2007, según las perspectivas del Informe Anual Informe Anual de Bolsas y Mercados Españoles (BME) sobre el Mercado de Renta Fija.

El informe destaca que las perspectivas de los mercados de deuda para este año son "positivas", especialmente por lo que respecta a la renta fija privada, "en la medida que la economía y las empresas españolas continúan en una senda de crecimiento que hace pensar en un mantenimiento de la actividad en el mercado primario y en el secundario".

Además, considera que existen otros factores que permiten "ser optimistas", como, por ejemplo, el hecho de que los pagarés continúan creciendo a buen ritmo y se están convirtiendo en un instrumento "muy atractivo".

En lo que se refiere a la titulización y los activos a medio y largo plazo, considera que 2007 será un año de importantes volúmenes de emisión, "continuando en la línea de años precedentes, con fuerte protagonismo de las entidades financieras, con necesidad de obtener financiación en el mercado".

Además, indica que la expansión de algunas grandes empresas españolas que han adquirido compañías en el extranjero a través de la obtención de crédito deberá ser objeto de reestructuración, "lo cual haría llegar a nuestro mercado una buena parte de esta refinanciación".

También dentro del primer tercio del año está previsto que sea posible listar emisiones en divisas distintas al euro, después de que Iberclear haya finalizado los cambios en sus sistemas para que dichas emisiones puedan ser compensadas y liquidadas.

UN CRECIMIENTO DEL 33% EN 2006.

En lo que respecta a 2006, el saldo vivo en renta fija alcanzó los 588.942 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 33% con respecto al ejercicio anterior.

Además, según el informe, a lo largo del pasado año ha continuado la progresiva internacionalización de la deuda corporativa española por su mayor presencia en las carteras de inversores europeos e internacionales, debido al elevado 'rating' de las emisiones.

Así, al pasado 31 de diciembre cerca de 340.000 millones de euros -más de la mitad del saldo vivo- se encontraban en las carteras de inversores no residentes.

En lo que respecta a la negociación, en 2006 volvió a marcar un récord anual, superando la cota de los 900.000 millones de euros, y un crecimiento del 3,2%, con un incremento del 10,4% en el número de operaciones. La negociación a vencimiento alcanza los 385.000 millones de euros, con un alza del 19%.