Actualizado 14/03/2012 20:34 CET

IU-ICV-CHA sólo suma a Amaiur en su apuesta por crear un Polo de Banca Pública nacionalizando las cajas

Alberto Garzón
EUROPA PRESS

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Economía del Congreso de los Diputados ha rechazado este miércoles la propuesta de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), sólo apoyada por Amaiur, de acometer una reforma "profunda" del sistema financiero que tenga como eje central la creación de un polo de banca pública a través de la nacionalización de las cajas de ahorros, de sus bancos participados y de los Sistemas Institucionales de Protección (SIP) constituidos, y que incluya también al Instituto de Crédito Oficial (ICO).

El principal objetivo de este nuevo sistema debería ser facilitar "con eficiencia y a costes competitivos" las necesidades de crédito de empresas y familias, a la vez que actúa para "limitar el sobreendeudamiento familiar", según ha defendido el diputado Alberto Garzón, vinculado con el movimiento 15M, apenas unas semanas después de la convalidación en la Cámara baja del decreto ley de saneamiento del sistema financiero.

Así, Garzón ha explicado que la propuesta pasa por "vincular las ayudas públicas directas o indirectas al flujo de crédito hacia las empresas y familias, con una especial atención a las pymes y autónomos", especialmente en proyectos vinculados a la creación de empleo.

Con respecto al parque inmobiliario con el que actualmente cuentan estas entidades, debería traspasarse a una Agencia Gestora de Vivienda Pública en Alquiler, dependiente del SIP, para crear una oferta pública de vivienda en alquiler moderado.

DACIÓN EN PAGO

Las cajas también tendrían como objetivo "proteger a las personas con créditos hipotecarios" mediante un cambio en el mercado hipotecario para que "sólo se responda de los créditos con el bien hipotecado" y para impedir "actuaciones concertadas entre entidades financieras y sociedades de tasación y cuyo resultado es el incremento de precio desorbitado en suelo e inmuebles". Para defender a los usuarios bancarios en general, estas cajas no cobrarían "comisiones injustificadas" ni tendrían "cláusulas abusivas".

Por otra parte, la Izquierda Plural subraya en su iniciativa que las cajas nacionalizadas deben seguir contando con su obra social y deben garantizar el empleo existente.

IU-ICV-CHA ha encontrado el apoyo único de Amaiur, cuyo portavoz en la comisión, Rafael Larreina, ha votado a favor de la iniciativa al considerar que es "necesario que haya entidades financieras de control público, de control social, que pongan el crédito necesario a disposición de la sociedad sin fines especulativos" así como "evitar el oligopolio financiero" que va a provocar el proceso de reestructuración del sector y que "va en contra de los ciudadanos".

NO A LA NACIONALIZACIÓN

Sin embargo, el resto de partidos con representación en la comisión han rechazado la nacionalización de las cajas de ahorros, pese a compartir algunos de los otros puntos incluidos en la iniciativa.

Así, la 'popular' Irene Garrido ha rechazado la iniciativa alegando que, a su juicio, la nacionalización de las cajas provocaría "un vuelco radical del actual modelo de intervención pública en los mercados financieros". Con respecto a otros puntos incluidos en la misma como incentivar el crédito en la economía real, la diputada ha asegurado que "ya están reguladas e incluidas" en las medidas aprobadas por el Gobierno.

Tampoco UPyD ha apoyado la iniciativa. Su portavoz económico, Álvaro Anchuelo, ha rechazado que la nacionalización garantice más crédito y también ha expresado su disconformidad con "la defensa que se hace del papel de las comunidades en las cajas". "Ahí está la raíz de buena parte de los problemas que han sufrido las cajas", ha apostillado el diputado.

La diputada de CiU Inmaculada Riera, sin embargo, ha recordado que las "ineficiencias" del sistema financiero "son un problema circunstancial y no coyuntural como para justificar un cambio sustancial de modelo como el que se propone", aunque ha rechazado que sea necesario nacionalizar las cajas para paliar la falta de liquidez. Por ello, ha recordado la propuesta de los nacionalistas catalanes de "convertir temporalmente el ICO en un banco público orientado a la financiación de las pymes y los autónomos".

El PSOE, que se ha abstenido, ha coincidido con el resto de los grupos en que la plena nacionalización de las cajas no es el camino. La diputada Cristina Narbona ha recordado que, "incluso aunque eso fuera una garantía de que (las cajas) iban a estar al servicio del interés general, sería inviable desde el punto de vista del coste", y ha apostado por reforzar el ICO como "agencia financiera" aprovechando además el impulso que pueden aportar otras entidades como el ICEX.