Actualizado 08/01/2007 17:57 CET

Economía.- Un juzgado de Madrid condena a los bancos a no reclamar cobros ni considerar morosos a alumnos de Opening

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Primera Instancia número 17 de Madrid ha condenado a los bancos a devolver a los ex alumnos de las academias de inglés Opening el dinero abonado tras el 1 de agosto de 2002, fecha del cierre general de la academia, a no reclamar las cantidades pendientes de pago, a dar de baja de los registros de morosos a los estudiantes incluidos por no pagar las cuotas y a desembolsar los costes procesales.

En concreto, este juzgado reconoce, tras cuatro años de trámites, la vinculación de los créditos bancarios a la prestación del servicio para los que los estudiantes los solicitaron, explica la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), que interpuso la demanda colectiva el 9 de octubre de 2002 contra Opening English School y diversos bancos y entidades de crédito.

Así, Ausbanc celebra en un comunicado que la "extensa sentencia" del Juzgado de Primera Instancia número 17 de Madrid haya resuelto la "primera crisis" en el ámbito de consumo, beneficiando a "miles de alumnos" que en su día se vieron perjudicados por el cierre de las academias de idiomas. La Asociación puso la demanda en ejercicio de acción en defensa de los derechos e intereses de los consumidores al amparo de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 2001.

A través de esta demanda, Ausbanc reclamaba que se declarasen "ineficaces" los contratos de crédito suscritos por los alumnos para financiar los cursos por tratarse de contratos "vinculados", en virtud del artículo 14 de la Ley de Créditos al Consumo de 1995: "La ineficacia del contrato, cuyo objeto sea la satisfacción de una necesidad de consumo, determinará también la ineficacia del contrato expresamente destinado a su financiación".

La sentencia estima así "íntegramente" todas las peticiones de Ausbanc, tal y como reconoce la propia organización, considerándola también otro de sus éxitos. En este sentido, subrayó que esta Asociación de Usuarios aconsejó desde el primer momento de la crisis no seguir pagando las cuotas pendientes de los créditos solicitados para la financiación de los cursos de inglés porque eran vinculados al servicio.

Así, Ausbanc explica que los dos contratos estaban vinculados y la ineficacia de uno (la suspensión de las clases de inglés) determinaba automáticamente la ineficacia del otro (la del crédito financiero). En el momento del cierre de las academias, se calculó que el 90 por ciento de los alumnos abonaba sus clases con el pago de créditos, concluye esta organización.

(EUROPA PRESS)