Actualizado 29/01/2021 11:19 CET

La marca Bankia desaparecerá previsiblemente este verano

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la presentación de resultados de 2020.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la presentación de resultados de 2020. - BANKIA

Goirigolzarri no espera que la CNMC ponga alguna restricción a la fusión por problemas de competencia

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La marca Bankia desaparecerá previsiblemente este mismo verano, tras finalizar el proceso de cambio de imagen de las distintas oficinas que llevarán el nombre de CaixaBank, según ha adelantado el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri.

"El cambio de marca en las distintas oficinas se empezará poco después del cierre mercantil de la operación", ha dicho en la rueda de prensa posterior a la presentación de los resultados correspondientes al cuarto trimestre de 2020.

Está previsto que la operación se haga efectiva al término del primer trimestre de este año, mientras que el proceso de cambio de marca podría llevar unos 3 o 4 meses. Así, la marca Bankia habrá desaparecido aproximadamente hacia el verano.

"Nuestra idea es que el proceso de cambio de marca se produzca casi inmediatamente después de la fusión y de forma pausada pero rápida", ha subrayado Goirigolzarri, quien también asumirá la presidencia de la nueva CaixaBank.

En cualquier caso, todo dependerá de las autorizaciones, si bien la entidad no cree que se vaya a producir ningún obstáculo excepcional y considera que los pasos se irán dando según los plazos previstos.

En esta línea, respecto a la resolución de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), Goirigolzarri ha reconocido que la suma de CaixaBank y Bankia da lugar a una cuota de mercado de entorno al 25%.

No obstante, el banquero ha explicado que cuando se analizan las cuotas que tienen líderes en países europeos cercanos a España se trata de un porcentaje común.

De la misma forma, ha defendido que el Índice de Herfindahl está lejos de lo que la Comisión Europea (CE) interpreta como alta concentración, ya que tras la fusión se situaría en un nivel de 1.300 y la CE toma como límite el umbral de 1.800.

A su vez, se ha referido al escenario actual en el que realiza su actividad la banca, que ha calificado de mercado muy abierto y con competencia de todo tipo de entidades, entre las que se encuentran startups, fintech y grandes compañías como Google, Amazon o Apple.