8 de abril de 2020
 
Publicado 11/03/2014 12:48:58 +01:00CET

Economía/Fiscal.- Luxemburgo y Austria se comprometen a levantar su veto a norma contra fraude fiscal en cumbre de marzo

El ministro alemán de Finanzas avisa a los dos países de que "se acaba el tiempo"

BRUSELAS, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Luxemburgo y Austria, los dos únicos países de la UE que mantienen el secreto bancario, se han comprometido este martes -con reservas y debido la fuerte presión del resto de Estados miembros, liderados por Alemania- a levantar su veto a la nueva directiva sobre la fiscalidad del ahorro, cuyo objetivo es reforzar la lucha contra el fraude fiscal, en la cumbre de líderes europeos que se celebrará el 20 y 21 de marzo.

"Es decepcionante que no hayamos podido lograr un acuerdo político en el Ecofin sobre la directiva sobre fiscalidad del ahorro, pero estamos muy cerca de la línea de meta", ha dicho el comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta. La norma lleva debatiéndose desde 2008 y requiere la unanimidad de los Estados miembros.

Los dos países -que tienen nuevo Gobierno- han vuelto a alegar para justificar su veto que todavía no se han firmado acuerdos similares con Suiza, Liechtenstein, Mónaco, Andorra y San Marino y que la nueva norma les situaría así en una situación de desventaja. Semeta les ha respondido que estos países se han comprometido a adoptar los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) en materia de intercambio automático de información y que espera concluir los pactos antes de final de año.

Austria y Luxemburgo también han denunciado que la norma de la UE podría solaparse con los nuevos estándares que prepara la OCDE y generar costes extra para bancos, administraciones y ciudadanos. La Comisión ha replicado que una vez que la OCDE acuerde los nuevos estándares, la UE adaptará sus normas a ellos, pero ha defendido que primero es necesario que los europeos avancen por su cuenta.

"El tiempo se acaba. No seremos convincentes a nivel global si ni siquiera logramos decidir un tema pendiente desde hace mucho tiempo", ha avisado el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, durante el debate público sobre la norma. Schäuble ha criticado que la norma se remita al Consejo Europeo y ha dicho que es el Ecofin el responsable de sacarla adelante.

Pero tanto el nuevo ministro luxemburgués de Finanzas, Pierre Gramegna, como su homólogo austríaco, Michael Spindelegger, han dejado claro que no podían dar su sí a la directiva sin pasar antes por el Consejo Europeo.

Tras su intervención, el ministro griego de Finanzas, Ioannis Stournaras, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE, ha obtenido el compromiso casi forzado de los dos países de que levantaran su veto en el Consejo Europeo y de que la norma se aprobará sin discusión en la primera reunión de ministros posterior en abril.

La directiva en cuestión, que lleva bloqueada desde 2008, trata de cubrir las brechas detectadas en la legislación vigente, que ya obliga a los Estados miembros a enviar información sobre los intereses que se pagan a las cuentas bancarias de no residentes a las autoridades fiscales del país de procedencia. La norma contempla además una alternativa para los países que quieran preservar el secreto bancario -Luxemburgo y Austria- que consiste en aplicar una retención en origen de hasta el 35% y enviar una parte al país de procedencia de los ahorradores.

Sin embargo, según el examen de Bruselas resulta fácil para las personas físicas escapar a la norma recurriendo a estructuras interpuestas (como algunas fundaciones o trusts) cuyos ingresos no están gravados. Por ello, la nueva directiva se aplicará también a estas estructuras interpuestas y no cubre sólo los ahorros sino también otros instrumentos como seguros o fondos de inversión.