El Congreso rechaza derogar las reformas laborales de 2010 y 2012 al abstenerse el PSOE

Actualizado 28/04/2016 10:56:32 CET
Puerta principal del Congreso de los Diputados con los leones
EUROPA PRESS

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Pleno del Congreso ha tumbado este miércoles, en su última sesión de la legislatura, la propuesta de Podemos de exigir al próximo gobierno que derogue las reformas laborales aprobadas por el PSOE en 2010 y por el PP en 2012, al optar los socialistas por la abstención, lo mismo que Ciudadanos y el PNV, lo que permitido que la suma de votos en contra de PP y Democracia y Libertad (DL) supere a los votos favorables.

   La formación morada ha aprovechado la última sesión plenaria para forzar al PSOE a explicitar su postura con respecto a la normativa laboral que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó en 2010 y contra la que los sindicatos convocaron una huelga general.

   Su propuesta reclamaba la derogación de dicha ley y también de la reforma laboral 'popular' que el PSOE llevó incluso al Tribunal Constitucional, así como la apertura de un proceso de diálogo social que conduzca a un nuevo marco de relaciones laborales "funcionales" para conseguir un cambio productivo y garantizar los derechos de los trabajadores.

HABÍA PRECEDENTES

   De hecho, el pasado 30 de marzo el PSOE ya respaldó un texto similar, también de Podemos, en la Comisión de Empleo, donde sólo el PP votó en contra de derogar las dos reformas laborales y de subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), mientras que el resto de grupos parlamentarios, incluido el socialista, apoyaron la propuesta.

   Este miércoles, sin embargo, el PSOE ha tratado de modificar el texto con una enmienda para instar al Ejecutivo a presentar un nuevo Estatuto de los Trabajadores que "derogue los aspectos más lesivos para los intereses" de los ciudadanos presentes en la reforma laboral de 2012, eliminando la mención a la que aprobó el Gobierno socialista de Zapatero.

   De hecho, en las negociaciones planteadas en las últimas semanas por el PSOE para buscar un acuerdo de Gobierno, Podemos llegó a ofrecer revocar únicamente la reforma laboral de 2012 en aras a conseguir un consenso. Sin embargo, este miércoles ha rechazado la enmienda socialista, lo que ha llevado a esta formación a abstenerse.

NACIDOS PARA CAMBIAR LAS COSAS

   Durante el debate, la presidenta del grupo de Podemos, Carolina Bescansa, ha subrayado que una de las cosas que más gente les reclama por la calle es que "deroguen las reformas laborales del PP y del PSOE", que han dejado a los ciudadanos "sin derechos", han "empeorado" las condiciones de trabajo y han hecho que "más gente trabajando no signifique más ingresos para la Seguridad Social".

   "Estas reformas han sido una desgracia para la gente. Y Podemos nació para cambiar este estado de cosas", ha insistido, emplazando a los socialistas "que militaron en la defensa de los derechos de los trabajadores" a abandonar a Ciudadanos para conformar con la formación morada un "gobierno de progreso y cambio" que "garantice el derecho a tener un trabajo digno y a no tener miedo a quedarse sin él".

   Para ello, ha abogado por revocar las normativas laborales aprobadas en 2010 y en 2012, y se ha preguntado si el final anticipado de la legislatura y la convocatoria de nuevas elecciones modificará la voluntad del PSOE de cambiar el marco laboral que han expresado en los últimos meses.

"DUDO DE QUE SEAN UN PARTIDO DE IZQUIERDAS"

   Por su parte, la portavoz de Empleo del PSOE, Luz Rodríguez, ha reprochado a Podemos que permita que este 1 de mayo "no haya un gobierno que derogue reforma laboral alguna, ni la de 2010 ni la de 2012". "Yo empiezo a dudar de que sean un partido de izquierdas, porque no se entiende que dejen gobernar al PP y que pierdan esta oportunidad histórica de formar un gobierno de cambio", ha acusado.

   A renglón seguido, ha subrayado que los socialistas "sí" quieren derogar las normas laborales "lesivas" y que han supuesto un "recorte de derechos a los trabajadores", aunque ha rechazado que se equipare a PP y PSOE o que se diga que sus reformas laborales son lo mismo, "porque no lo son".

   En este sentido, ha recordado que el PSOE fue la primera formación que puso sobre la mesa la necesidad de negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores como "carta, no de derechos perdidos, sino de los derechos conquistados", para crear un nuevo marco de relaciones laborales que recupere derechos y la negociación colectiva.

   El portavoz de Empleo de Democracia y Libertad (DL), el convergente Carles Campuzano, que apoyó la reforma laboral del PP, ha recordado que la normativa previa a 2010 "no era un paraíso" porque "no impidió que millones de personas perdieran su trabajo", y se ha preguntado "cuál es la alternativa" de Podemos, más allá de derogar leyes.

   "Es verdad que no se puede ir a un modelo de competitividad con bajos salarios, pero hace falta un marco de relaciones laborales flexible", ha defendido, reclamando un "amplio pacto social" que conduzca a un sistema que "garantice la seguridad en el siglo XXI" y que "haga posible que la economía pueda competir en un mundo global". "Ojalá podamos discutir menos sobre eslóganes y más sobre políticas concretas", ha zanjado.

BUSCAN EFECTO ELECTORAL

   El portavoz de Empleo del PNV, Íñigo Barandiaran, coincide en que la iniciativa "busca sobre todo el titular, el efecto propagandístico como antesala de la campaña electoral". "No es nuestro talante, no podemos participar en ese juego", ha señalado, recordando que su grupo votó en contra de ambas reformas y que hay que reformarlas.

   El diputado de Nueva Canarias (NC), Pedro Quevedo, ha coincidido con el fondo de la propuesta pero ha puesto en duda que la intención de Podemos sea alcanzar un consenso, sino más bien realizar un "ensayo de campaña electoral" con un tema "de mucha trascendencia".

   Por su parte, el portavoz de Empleo del PP, José Ignacio Echániz, ha justificado su rechazo a la iniciativa en que el debate es "sectario" y no responde a diferencias sobre las leyes en sí sino sobre "perseverar con lo que ha demostrado ser útil o volver a las andadas".

EL PP PRESUME DE VALENTÍA

   En este sentido, ha defendido que el PP afrontó la reforma laboral "con valentía" y ha logrado "frenar y dar la vuelta a la sangría del paro" de una forma "responsable y equilibrada". "Si no se hubiera hecho, hoy España tendría un millón de empleos menos", ha reivindicado.

   Además, ha insistido en que sólo el PP puede presumir de que la lucha contra el paro sea una "seña de identidad" del partido. "Sólo el PP es garantía de creación de empleo, es el único capaz de hacerlo y los españoles lo saben muy bien", ha insistido, reconociendo que "queda mucho por hacer" pero que debe afrontarse "sin desandar caminos, manteniendo el impulso de las reformas eficaces y la estabilidad política".

   Elena Faba, responsable laboral de Ciudadanos, ha rechazado que se les recuerde que los "desastrosos" modelos de PP y PSOE "han fracasado" durante décadas, porque su formación defiende un nuevo marco normativo que incluya instrumentos como el contrato único indefinido, el fondo austriaco o el sistema de bonus/malus para fomentar la estabilidad laboral.

   Todas ellas, propuestas incluidas en el acuerdo con el PSOE y que se contraponen al "postureo ideológico" que trasluce esta "iniciativa propagandística" de Podemos, que "no soluciona ni uno solo de los problemas" del mercado de trabajo.

NO SERÁN LO MISMO PERO SE PARECEN

   El portavoz adjunto de Esquerra Republicana (ERC), Gabriel Rufián, ha ironizado con que "escuchar al PSOE hablar de derechos laborales es como escuchar a Jack el Destripador hablando de anatomía, tiene cierta gracia", después de que los socialistas hayan cometido "una de las mayores canalladas a la clase obrera de este país", continuada después por el PP.

   "No serán iguales, pero las reformas son complementarias, y nosotros abogamos por derogar ambas", ha replicado Marian Beitialarrangoitia, de EH Bildu, a los socialistas.