5 de abril de 2020
 
Actualizado 17/01/2007 14:33:50 +00:00 CET

Economía/Laboral.-CC.OO. propone fijar un cupo anual para la entrada de inmigrantes, vinculado a la situación del empleo

Fidalgo critica que se pida a la UE una política en materia de inmigración cuando ésta no existe a nivel nacional

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

CC.OO. advirtió hoy de que la capacidad de España para acoger inmigrantes no es "ilimitada", por lo que propuso establecer un cupo anual de entrada de extranjeros, vinculado fundamentalmente a la situación nacional del empleo.

Esta propuesta forma parte de un documento sobre inmigración el mercado de trabajo que ha elaborado el sindicato y que ha sido presentado hoy en rueda de prensa por el secretario general de CC.OO., José María Fidalgo, y el responsable de Inmigración de la confederación, Julio Ruiz.

Los dirigentes sindicales explicaron que ese cupo anual se determinaría en función de una serie de parámetros, como las previsiones de crecimiento económico y de generación de empleo, la evolución demográfica o las demandas empresariales, y que tendría en cuenta todas las vías posibles por las que los inmigrantes pueden acceder al mercado laboral español (el contingente, los visados de búsqueda de empleo y el Régimen General).

Este cupo, "revisable al alza o a la baja" en función de las necesidades de empleo, iría consumiéndose a lo largo del año con las ofertas de empleo estable que efectúen las empresas para cubrir ocupaciones donde la escasez de residentes quede acreditada a través de la gestión de los servicios públicos de empleo o del llamado Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura (CODC), un listado por provincias en el que se especifican aquellas ocupaciones donde no existen demandantes nacionales.

Además de las vías de acceso al mercado laboral, CC.OO. entiende que a la hora de determinar este 'tope' habría que tomar también en consideración otros canales por los que los extranjeros pueden llegar a España y que acaban teniendo efectos sobre el mercado de trabajo. El sindicato se refiere concretamente a dos de estos canales: el asilo y el reagrupamiento familiar. Éste último es actualmente la vía por la que más inmigrantes entran en España.

Con el objeto de ordenar los flujos migratorios y favorecer la integración, CC.OO. también propone en su documento fortalecer la contratación en origen, reforzar el control de fronteras, poner en marcha una Agencia Estatal de las Migraciones que coordine todas las actuaciones en esta materia, crear una ventanilla única para canalizar todos los documentos, y reformar el artículo 13.2 de la Constitución para que los extranjeros puedan participar en las elecciones municipales.

PERSEGUIR EL EMPLEO SUMERGIDO.

Durante su intervención para explicar sus consideraciones acerca de la inmigración, José María Fidalgo denunció que en España no existe una verdadera política de inmigración que ordene y controle los flujos migratorios que entran y salen del país.

El líder sindical señaló que no se puede gobernar este fenómeno "a golpe de lo que aparece en los telediarios", dando "respuestas compulsivas" o "hablando mucho pero haciendo poco". "Si pedimos a la UE una política europea de inmigración, tenemos que tener la nuestra, y la nuestra no es un reglamento, ni un discurso y tampoco son ideas", advirtió Fidalgo.

El secretario general de CC.OO. insistió en que hay que construir una política de inmigración dotada de todos los medios humanos y técnicos necesarios en la que se contemplen al mismo tiempo políticas de mercado laboral, de regulación de los flujos, coordinación entre Estado y comunidades autónomas, una política de visados y control de fronteras, una mayor integración social, y una política decidida de persecución y penalización contra quienes emplean inmigrantes en situación irregular.

Fidalgo aseguró que el modelo de crecimiento económico, asentado en sectores como la construcción, encuentra "mucha funcionalidad" en la inmigración masiva, fenómeno sin el cual no sería posible explicar el "boyante" ciclo que ha vivido la economía española en el último decenio. El líder de CC.OO. incidió en que dicho modelo está agotado, y avisó de que cambiarlo no depende "de oraciones", sino de que se tomen decisiones políticas.

El dirigente sindical también se mostró a favor de que las administraciones públicas trabajen en iniciativas que permitan el desarrollo económico de los países receptores de inmigración. "La UE y España tienen que saber que no podemos fabricarlo todo aquí. España tiene que producir tecnología, lo que esos países no han construido todavía, y así no nos dedicaremos a fabricar tomates", apuntó.