Economía.- UGT alerta de que la duración media de los contratos temporales se ha reducido en 6 días desde 2006

Actualizado 06/12/2009 11:59:58 CET

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

UGT reiteró hoy que los contratos temporales en España "están mal utilizados" y advirtió de que la duración de éstos se ha reducido en seis días desde 2006, con una media de 73,1 días hasta octubre de este año, lo que conduce a "una mayor rotación laboral", informó hoy el sindicato en un comunicado.

Así pues, desde el sindicato pidieron "mejorar" la regulación de los contratos temporales para reforzar "su adecuada utilización", y denunciaron que los empresarios recurran a la temporalidad como norma y no como excepción.

"En la práctica algo falla, los empresarios siguen demandando un cambio del sistema de contratación y los trabajadores se ven abocados a la inestabilidad, a mayores riesgos en su salud y seguridad, a una incierta protección social en el futuro y al temor de hacer valer unos derechos, de por sí limitados por el factor tiempo", sentenció UGT.

Según los datos que maneja el sindicato, de los 11,6 millones de contratos registrados en los diez primeros meses del año, los de duración determinada monopolizaron el 90,4%, mientras que sólo un 8,6% eran indefinidos.

Por modalidades, un 39,1% de los contratos registrados correspondieron a la modalidad de obra y servicio, un 38,8% eran eventuales por circunstancias de la producción y un 10,6% de interinidad.

En cuanto a sectores, en agricultura primó el contrato temporal de obra y servicio, seguido de cerca por el eventual, con una duración media de 52 y 25,6 días, respectivamente. En la industria, la duración media se situó en 86,3 y 124,4 días, respectivamente.

ALTA ROTACIÓN DEL MERCADO LABORAL.

Mientras, en la construcción se emplea "primordialmente" el contrato de obra y servicio, con una duración medida de 129,9 días, y entre los servicios, el contrato temporal eventual volvió a erigirse como el más recurrido, con una duración media de 57,2 días.

Ante este panorama, UGT incidió en que el "grave problema" de la temporalidad en España se debe "no sólo por la cantidad sino también por la menor duración de los contratos temporales", lo que interpretó como "un síntoma inequívoco" de la alta rotación del mercado de trabajo.

Como solución para evitar "los abusos" en la proliferación de contratos temporales, el sindicato liderado por Cándido Méndez propuso "restringir en exclusiva" el contrato de obra o servicio determinado a actividades "intrínsecamente" temporales, ocasionales o accidentales, "desvincular" el eventual a la estacionalidad, así como "mejorar la diferenciación" del contrato de obra o servicio, destinado, según el sindicato, a los trabajos que "no son los normales en la empresa".