Actualizado 11/03/2015 18:41 CET

Álvaro Nadal prevé recuperar 3 millones de empleos con "obsesión con la productividad" e inflación baja

Nadal y Fabra
GVA

VALENCIA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal, ha destacado que "por primera vez en muchísimo tiempo la economía española gana bienestar por lo que produce y vende, no por lo que se endeuda", y de ahí "los nueve puntos de PIB de incremento de la exportación, la recuperación de la actividad y del empleo". "Éste es el cambio de la economía española y no hemos tenido que devaluar la peseta", ha aseverado en alusión a la respuesta a crisis anteriores.

"Si seguimos así, recuperaremos esos tres millones de puestos de trabajo que anunció el presidente del Gobierno, pero para eso hay que obsesionarnos con nuestra competitividad y que nuestra inflación esté más baja que la de nuestros socios", ha aseverado.

A su juicio, "la creación de empleo, la recaudación pública, la mejora de los servicios públicos y el fortalecimiento del sistema financiero vendrán justo detrás de las empresas exportadoras y de aquellas empresas que son capaces de atraer al consumidor español y de fuera".

Así lo ha indicado en el Foro de Financiación y Desarrollo Empresarial de Forinvest, organizado por ApD y PwC en Feria Valencia, donde ha afirmado que la Comunitat "es una de esas comunidades en las que se nota el efecto de una política económica que se basa esencialmente en hacer competitiva España y en tener una base exportadora mayor", con esta autonomía como "uno de sus principales exponentes" en este ámbito.

"Es muy fácil hablar de esa política económica y sus efectos en una comunidad como Valencia", ha dicho en presencia del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y sus consellers de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues, y de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, quien ha agradecido a Nadal "el esfuerzo y cambios estructurales que, junto con el tejido empresarial, han hecho posible que en la Comunitat los resultados sean muy buenos" en ámbitos como exportación y empleo.

"LO EXPLICAN EN BARRIO SÉSAMO, NO ES LO MISMO SUBIR QUE BAJAR"

Nadal ha valorado las "políticas claramente encaminadas a la productividad" impulsadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy y ha destacado, como "resultados de la legislatura", que "ya se ha recuperado prácticamente toda la actividad perdida" tras el "ajuste inicial" y que, en materia de empleo, se está "en niveles de desempleo muy similares al inicio de legislatura", punto en el que ha respondido a la oposición que "no se ha perdido tres años". "Esto lo explican en Barrio Sésamo, no es lo mismo subir que bajar, se ha producido un cambio de tendencia desde mediados de 2013", ha sentenciado.

Según ha indicado, la antesala de ese cambio fue "el comienzo de la recuperación del sector exterior" y, de hecho, "la primera alegría de este gobierno fue ver las exportaciones creciendo", punto en el que ha valorado el comportamiento de las ventas al exterior de la Comunitat Valenciana.

Respecto a la evolución de la productividad, ha manifestado que, en 2006, España mostraba datos "peores en productividad y peores en salarios" respecto a sus competidores como Alemania, al inicio de la crisis se produjo una la "corrección", en la que seguían siendo "peores en salarios, ya que los salarios de los españoles suben más que los de alemanes, franceses y holandeses, pero la productividad sube muchísimo más", lo que se explica, ha dicho, por los 3,4 millones de "empleos perdidos".

SALARIOS Y PRECIOS CRECEN MENOS QUE LOS COMPETIDORES

Nadal ha defendido que "ahora el patrón es muy diferente" y tanto los salarios como los precios "crecen menos que los de los competidores". "Estamos en una situación en la que, ganando poder adquisitivo los trabajadores con esa inflación negativa tan baja y una subida muy moderada de salarios, además nuestras empresas ganan competitividad, esto no había ocurrido jamás", ha recalcado.

En este punto, ha resaltado que "no es casual que se lleve 18 meses con inflación por debajo de Alemania y los mismos de creación de empleo", sino que se debe al "ajuste interno de competitividad" impulsado por el Gobierno de Rajoy a su llegada, mientras "desde fuera decían que no quedaba otro remedio que una devaluación para corregir un 20 o 25 por ciento de capacidad competitiva, de golpe, y la única manera era salirse del euro", lo que "no era una opción" porque "significaba volver a las hipotecas al 12,5 por ciento".

Ha agregado que "también hablaban de rescate", pero acarrea el "problema de ceder soberanía", con la "gran pregunta de a cambio de qué", punto en el que ha negado que se hagan "mejor las cosas en gobiernos tecnocráticos impuestos, como en la Italia de Monti, que en la España de Rajoy".

"A LOS GOBIERNOS HAY QUE LLEGAR CON EL MÁSTER HECHO"

Según Nadal, "a los gobiernos hay que llegar con el máster hecho, conociendo muy bien las políticas y la realidad del país de primerísima mano" y, en este sentido, ha reprobado que actualmente "casi cualquiera piensa que va a ser mejor gobierno que gente que ha estado en gobiernos toda su vida".

En su opinión, en un contexto "muy complicado de gestionar" como el del inicio de esta legislatura, "los aparatos políticos ayudan". "Si haces una reforma muy difícil y no tienes a tus alcaldes y a tus concejales defendiéndola, es muy difícil explicarla, esto se aprende cuando se está en la gestión pública". "Es muy difícil hacer decisiones muy complicadas solo, sin todo el aparato político", ha insistido.

"LAS TROIKAS NO TIENEN APOYO POLÍTICO, LOS GOBIERNOS SÍ"

De hecho, el director de la Oficina Económica de Moncloa mantiene que "los rescates han fallado en que necesitan tener apoyo político". "Las troikas no tienen apoyo político, los gobiernos sí y los gobiernos que hacen eso bien políticamente, tienen éxito, sin necesidad de rescate", ha aseverado.

En España, además, se daba el "problema añadido" de que "no había dinero en el mundo para rescatar a España o habría sido un rescate 'low cost'" y, por todo lo anterior, el Gobierno apostó por "el ajuste de competitividad, sin acudir ni a la salida del euro ni a un rescate", sino con medidas como la reforma laboral, energética, financiera, de costes administrativos, la relativa a las administraciones públicas, "silenciosa" pero con "éxito notable" y, "en cuanto se ha tenido margen, eliminar otros costes a los que se enfrentan las empresas, con la reforma fiscal, atendiendo especialmente a las necesidades del mundo empresarial".