El Banco de España ve un "escenario complejo" para las exportaciones europeas si aumenta el proteccionismo

Exportaciones
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 13/03/2019 15:11:31CET

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España considera que, de cara al futuro, las incertidumbres sobre una eventual escalada de medidas proteccionistas configuran un "escenario complejo" para las exportaciones europeas, especialmente ante un contexto como el actual de deterioro de las perspectivas económicas globales.

Así se desprende de un análisis sobre el impacto de la desaceleración del comercio mundial sobre las exportaciones de la UE, en el que constata que el elevado grado de apertura de las economías del área del euro, junto con la orientación geográfica y la especialización por productos de sus exportaciones hace que la UE sea "especialmente sensible" a los shocks externos y a la desaceleración del comercio mundial.

El organismo supervisor avisa de que, de cara al futuro, las incertidumbres sobre un eventual repunte de medidas proteccionistas constituyen un escenario "complejo" para las exportaciones europeas.

Entre los factores más relevantes, destaca el resultado de la investigación llevada a cabo por las autoridades de Estados Unidos sobre las importaciones de automóviles procedentes de Europa, que "podría finalizar con mayores aranceles a este tipo de productos", junto con los hipotéticos efectos de desviación de comercio que un eventual acuerdo comercial bilateral entre China y Estados Unidos pudiera tener sobre el área.

Asimismo, señala que la evolución negativa de las exportaciones del área del euro contribuye de manera notable a explicar el debilitamiento de la actividad que se observó a lo largo de 2018.

Según el Banco de España, la ralentización del comercio mundial se ha trasladado con intensidad a las exportaciones y a la actividad de las economías europeas, y se aprecia una atonía "bastante generalizada" por países.

En el conjunto del área, las ventas de bienes destinadas al resto del mundo crecieron un 2% en 2018 (frente a un 4,3% en 2017), y se culminó el año con tasas de avance real inferiores al 1% (en términos interanuales) y con retrocesos en algunos países, como Alemania, Italia y España. En paralelo, la producción de las ramas industriales, que, en general, presenta una mayor orientación exportadora que las de los servicios, también registró un crecimiento modesto en el conjunto del año, apunta.

El elevado grado de apertura de las economías europeas desempeña un papel "relevante" en la explicación del impacto de la desaceleración del comercio mundial sobre la actividad económica del área del euro. La participación de las exportaciones extra-UEM dentro del total aumentó desde el 48% en el año 2000 hasta el 55% en 2018.

BREXIT Y DIFICULTADES DEL SECTOR DEL AUTOMOVIL

A esto se suma el comportamiento relativamente "menos dinámico" de las economías, apreciándose una contracción de las ventas al Reino Unido en el último año, que se añade al debilitamiento registrado desde 2016, cuando se celebró el referéndum sobre el Brexit. En 2018 también se registró una notable desaceleración de ventas destinadas al resto de la UE, a Rusia y a China, frente al vigor de las exportaciones a Estados Unidos.

La especialización comercial por productos también ha podido frenar el crecimiento de las exportaciones, según el Banco de España, quien se refiere a las dificultades de la industria del automóvil por la adaptación a las nuevas normativas de emisiones y a la incertidumbre generada en torno a la transición estructural del diésel hacia nuevas tecnologías.

Por último, la apreciación que registró el euro también frenó el crecimiento de las exportaciones el año pasado.

Contador

Para leer más