Publicado 03/05/2018 13:05CET

Bruselas mantiene en el 2,3% su proyección de crecimiento para la eurozona y la UE en 2018

BRUSELAS, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha mantenido en el 2,3% su previsión de crecimiento en 2018 tanto para la eurozona como para la Unión Europea en su conjunto, el mismo porcentaje que pronosticó en febrero, aunque se reducirá hasta el 2% en ambas en 2019.

Las razones que explican esta desaceleración, explica Bruselas, son el aumento de los "cuellos de botella" que son ya perceptibles "en algunos países y sectores", el ajusto de la política monetaria y la "ligera" ralentización del comercio mundial".

"Europa sigue disfrutando de un crecimiento robusto que ha contribuido a situar la tasa de
desempleo en su punto más bajo de los últimos diez años. (... )El mayor riesgo para un panorama tan prometedor lo plantea el proteccionismo, que no debe convertirse en la norma: ello solo podría perjudicar a aquellos de nuestros ciudadanos que es más necesario proteger", ha destacado el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici.

Bruselas ha presentado este miércoles sus previsiones de primavera, en la que señala que los riesgos "han aumentado" y marcan ahora "una tendencia a la baja". "En Europa, los indicadores recientes han reducido la probabilidad de que el crecimiento pueda ser superior al previsto a corto plazo", apunta en un comunicado.

Además, el Ejecutivo comunitario advierte de que es "probable" que la volatilidad que han experimentado los mercados financieros últimamente "se convierta en una característica más permanente en el futuro", algo que "incrementaría el grado de incertidumbre".

En la misma línea, Bruselas afirma que el estímulo fiscal de Estados Unidos debería impulsar el crecimiento a corto plazo, pero también conlleva un "riesgo de sobrecalentamiento" y "la posibilidad de una subida de tipos de interés más rápida de la prevista". También alerta sobre "la escalada del proteccionismo comercial".

"Estos riesgos están interrelacionados. Debido a su apertura, la materialización de los mismos situaría a la zona euro en una situación especialmente vulnerable", expone la Comisión Europea.

PROBLEMAS PARA CUBRIR LAS OFERTAS DE TRABAJO

En cuanto al mercado laboral, la Comisión Europea ha señalado que "el nivel récord" de empleo - el más alto desde la introducción de la moneda única - hace que algunos países "empiecen a tener problemas para cubrir todas sus ofertas de trabajo. No obstante, recuerda que en algunos Estados miembros, como España, el desempleo sigue siendo "muy elevado".

A nivel agregado, el desempleo en la UE pasará del 7,6% en 2017 al 7,1% en 2018, para alcanzar un año después el 6,7%. En la eurozona, el paro bajará hasta el 7,9% en 2019 después de haber cerrado 2017 en un 9,1% y haberse reducido, según las proyecciones, al 8,4% este año.

Bruselas espera además que la inflación repunte durante lo que queda de año debido al incremento de los precios del petróleo. Así, prevé que la inflación de la eurozona en 2018 sea del 1,5%, el mismo nivel que el año pasado, y aumente hasta el 1,6% en 2016. En la UE, calcula que la inflación será del 1,7% este año y del 1,8% en 2019.

TODA LA UE CON UN DÉFICIT INFERIOR AL 3%

Por último, el Ejecutivo comunitario espera que 2018 sea el primer año desde la puesta en marcha de la Unión Económica y Monetara en que todos los países del bloque comunitario consigan registrar un déficit presupuestario inferior al umbral del 3% que establece el Tratado de la UE.

En concreto, estima que el déficit agregado de las administraciones públicas de la zona euro descienda al 0,7% del PIB este año y al 0,6% en 2019. Las proyecciones para el conjunto de la UE prevén un déficit del 0,8% tanto este año como el próximo.

Para leer más