Actualizado 26/06/2014 23:05 CET

Andalucía, Asturias, Canarias y Cataluña critican la reforma fiscal

Objetivos de déficit del 2017 rechazados por de Andalucía, Asturias, Cataluña y Canarias y apoyados por regiones gobernadas por los 'populares'

   MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las Comunidades Autónomas de Andalucía, Asturias, Canarias y Cataluña han manifestado este jueves durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) sus críticas y su escepticismo ante la reforma fiscal aprobada por el Gobierno, que ha sido por otra parte alabada por las regiones gobernadas por el PP, que confían en que no afectará negativamente a sus economías.

   Además, Andalucía, Asturias, Canarias y Cataluña han rechazado de plano con su voto en contra los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda fijados para el conjunto de las comunidades hasta el año 2017, votación en la que el Gobierno ha recibido el apoyo, una vez más, de las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP.

   En concreto, el consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell, ha denunciado que para el Gobierno catalán la reforma fiscal del Ejecutivo de Mariano Rajoy "es decepcionante porque revela que la prioridad" no es la financiación de los servicios públicos básicos y del Estado del bienestar.

   Además, ha criticado que durante la reunión mantenida esta tarde con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, "sólo" se haya hablado "ocho minutos" de la reforma fiscal: "O sea que el objeto no era informar de las modificaciones fiscales", ha zanjado.

   Respecto a los objetivos de déficit, ha lamentado, ya antes de que diera comienzo la reunión,  que sobre todo en lo que se refiere al de 2014 que Cataluña había pedido aumentar ya  estaba todo "atado y bendecido".

MEMORIA ECONÓMICA , CUANTO ANTES

      En esta misma línea, la consejera de Hacienda andaluza, María Jesús Montero, ha valorado negativamente la reforma fiscal y ha reclamado la memoria económica de la misma para conocer su impacto en las comunidades autónomas, una petición a la que Montoro, ha respondido aseverando que se conocerá en los próximos días. Además, ha adelantado que en el próximo consejo planteará el reparto del déficit entre las comunidades autónomas y que perseguirá, como ocurrió en el de 2013, un objetivo asimétrico.

   La consejera asturiana de Hacienda y Sector Público, Dolores Carcedo, también se ha mostrado crítica con la reforma fiscal, y ha apuntado igualmente la necesidad de analizar la memoria económica para comprobar si la norma afecta o no las comunidades autónomas. "Analizaremos esa información y la contrastaremos con nuestros datos. Lo que pedimos es que no tenga coste para las Comunidades", ha explicado.

   Además, ha tachado los objetivos de déficit aprobados de "muy restrictivos" y ha rechazado que el ministro "haya renunciado a esas tres décimas de déficit en su programa a Bruselas"; sin hacer partícipes a las CCAA. "Es difícil que se plante una reforma fiscal o unas decisiones fiscales a la baja en un momento como el actual, y a la vez se sigan manteniendo unos objetivos de déficit tan restrictivos", ha lamentado.

   Por su parte, el consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno canario, Domingo Berriel --que ha sustituido al consejero David González Ortiz porque éste no ha podido asistir--, también ha exigido conocer la memoria económica de la reforma tributaria y ha pedido "garantías" de que los ingresos regionales no van a verse mermados y, en el caso de que se reduzcan, que se explique "cómo va a compensarse esa merma".

   Respecto a los objetivos de déficit hasta el 2017, Berriel ha dicho que Canarias se ha opuesto porque el planteamiento del Gobierno es "abusivo" y no persigue la "equidad" en el reparto. "Sigue en la misma tónica de quedarse con la parte del león y ser mucho más restrictivo con el déficit de las comunidades autónomas", ha denunciado, para recordar que son precisamente las autonomías las que prestan los servicios públicos esenciales.

APOYO 'POPULAR'

   Pese a las críticas de estas cuatro Comunidades Autónomas, el Montoro sí que ha recibido el firme apoyo de las gobernadas por el PP, tanto en lo que a la senda de estabilidad presupuestaria se refiere, como en la reforma fiscal, que consideran necesaria y respetuosa con las Comunidades Autónomas.

   Así, la consejera gallega de Hacienda, Elena Muñoz, ha valorado positivamente la reforma tributaria porque "no va a afectar a impuestos autonómicos. "Hace que quien más se beneficie sean rentas medias y bajas y se incrementa la progresividad", ha alabado, para añadir que es un "paso más hacia esa ayuda a familias con menos recursos" y que supondrá "mayor consumo".

   Además, Muñoz ha explicado que ha votado a favor de la senda de consolidación fiscal por ser, a su juicio, "coherente con la situación actual". "Todas las administraciones debemos empezar a reducir la dependencia de la deuda e incrementar los ingresos", ha añadido.

   La consejera del ramo de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha destacado que la reforma fiscal ha tenido "un apoyo mayoritario por muchas Comunidades". "Supondrá más renta para las familias y por tanto mayor consumo, creación de empleo y recuperación económica. Esta reforma fiscal potencia mucho los beneficios fiscales a las familias", ha celebrado.

   En cuanto a los objetivos de déficit, Del Olmo ha explicado que las Comunidades no pueden seguir toda la vida gastándose más de lo que ingresan. "Si eso lo aplicamos a cualquier familia sabemos que al final no puede pagar esa hipoteca que tiene pendiente", ha añadido.

   El consejero de Hacienda de Castilla La-Mancha, Arturo Fernández Romaní, también ha alabado la reforma fiscal porque "supone una reducción de impuestos para los ciudadanos y no va a suponer una reducción de ingresos para las comunidades autónomas". "No se produce una rebaja de ingresos que haya que compensar con menos gastos", ha puntualizado, insistiendo en que, a su juicio, la reforma es una medida "buena y oportuna" y además "equitativa".

   Sobre el objetivo de déficit del 1% del PIB en 2014, se ha mostrado a favor de éste ya que, según ha dicho, las cuentas en su Comunidad Autónoma "están controladas" y ha señalado que "el déficit galopante es un problema del pasado". En este sentido, ha asegurado que su región va a cumplir con este objetivo: "Más deuda no es el camino", sostiene.

   Por su parte, el consejero de Murcia, Francisco Martínez, ha sacado una impresión "muy positiva" de la explicación del ministro sobre la reforma fiscal porque, a su juicio, "recupera para las familias y las pymes la senda de prosperidad y crecimiento económico".