Actualizado 07/07/2009 00:06 CET

Economía.- El Eurogrupo alerta de que la crisis reducirá de forma permanente la capacidad de crecer de la eurozona

Bruselas asegura que los riesgos de deflación son muy pequeños pese a que los precios están ya en negativo

BRUSELAS, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, alertó hoy de que la actual crisis podría reducir de forma permanente la capacidad de crecimiento de la eurozona y pidió a los Estados miembros que, para combatir este riesgo, dediquen más dinero de sus presupuestos a actividades que aumenten la productividad, como la investigación y el desarrollo.

Tanto Juncker como el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, coincidieron en que la eurozona no se encuentra en una situación de deflación, es decir, de caída generalizada de precios, pese a que la inflación interanual marcó en junio su primer registro negativo de la historia, al caer el 0,1%. Ambos atribuyeron este dato a la recesión y al menor precio del petróleo y de los alimentos en comparación con el año pasado y lo calificaron de "fenómeno pasajero" que esta teniendo "efectos positivos" sobre la renta disponible de las familias.

"Hay una gran probabilidad de que tras la crisis financiera la eurozona sufra una pérdida permanente de crecimiento potencial", dijo Juncker en rueda de prensa al término de la reunión mensual del Eurogrupo. En este sentido, resaltó que, de acuerdo con los precedentes históricos, las recesiones provocadas por crisis financieras producen "efectos negativos más duraderos sobre el crecimiento" que las crisis económicas. Según las estimaciones de la Comisión, la eurozona pasará de un crecimiento potencial del 2,2% en los años anteriores a la crisis a menos del 1% en los años 2009 y 2010.

El riesgo de una reducción permanente del crecimiento potencial debe tenerse en cuenta a la hora de diseñar las "estrategias de salida" de los planes de estímulo, indicó el primer ministro luxemburgués. Estas medidas, incluyendo las de apoyo al sector bancario, "deben mantenerse tanto tiempo como persista el riesgo de que la situación económica empeore todavía más". Además, los "recursos presupuestarios deben reorientarse para favorecer aumentos de productividad decisivos para el crecimiento a largo plazo", señaló.

RECRUDECIMIENTO DE LA INFLACIÓN

Por lo que se refiere a la evolución de los precios, el comisario de Asuntos Económicos aseguró que "los riesgos de deflación son muy pequeños" y que "dentro de unos meses la inflación va a estar en zona positiva". Ello es así porque las expectativas de inflación a medio plazo "están claramente ancladas" en torno al objetivo del 2% del Banco Central Europeo (BCE). "La evolución de los salarios no está apuntando en absoluto hacia un riesgo deflacionista", concluyó.

En todo caso, Almunia alertó de que "en el medio plazo se pueden observar algunos riesgos para un recrudecimiento de la inflación a medio plazo una vez que la economía se recupere". En particular, expresó su preocupación por el hecho de que, antes de que llegue esta recuperación, ya empiecen a subir los precios del petróleo y otras materias primas.

Tanto Almunia como Juncker defendieron que haya una silla única para la eurozona en el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque admitieron que esta propuesta no cuenta con el apoyo de la mayoría de los Estados miembros.