Actualizado 13/11/2012 20:13

Economía.- Ontiveros ve necesario el rescate y afirma que en 2013 España seguirá en recesión y el paro superará el 26%

Dice que el "excesivo" ajuste público de la economía española "acentúa el decrecimiento" y sin crecimiento "no se pagan las deudas"

BILBAO, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Analistas Financieros Internacionales, Emilio Ontiveros, ha afirmado que es necesario que España solicite el rescate para eliminar la "tensión al alza" en los tipos de interés de la deuda y ha añadido que el país seguirá el próximo año en recesión y la tasa de paro superará el 26 por ciento.

Ontiveros ha realizado esta reflexión en el transcurso de la jornada sobre Banca Cooperativa y Pymes que Caja Laboral-Ipar Kutxa han celebrado en Bilbao bajo el título 'Hacia la internacionalización de las pymes', con la colaboración con la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC).

Previamente a su intervención, ha tenido lugar una mesa redonda con la participación del director general de Danobat, Oscar Urdangarin, el presidente de Izar Cutting Tools, Carlos Pujana, y el director general de Ikusi, German Ormazabal, quienes han explicado la experiencia de sus empresas en materia de internacionalización.

En su ponencia, Ontiveros ha señalado que se vive una de las "crisis más severas y complejas" conocidas y que "sigue viva" años después de haberse iniciado.

Ontiveros ha afirmado que, aunque no se inició en Europa, la economía de la eurozona es la que está sufriendo las consecuencias "en mayor medida", aunque espera que se empiece a recuperar, aunque de manera "tibia". En todo caso, ha asegurado que no se puede decir que Europa "vaya a salir de la recesión".

El responsable de AFI ha señalado que esta crisis está causando tres tipos de "daños" en la economía real, financieros e institucionales. En concreto, ha hecho alusión a los efectos sobre la destrucción de empresas y de empleo y, por otra parte, ha destacado que se está evidenciando la "vulnerabilidad manifiesta" del sistema bancario y su "fragilidad", lo que ha derivado en una "racionalización" del crédito.

A su juicio, Europa está sufriendo una "humillación" por parte de los mercados de bonos y, tras añadir que esta crisis está "todavía candente", ha aludido al "repunte" en la prima de riesgo. Ello evidencia, en su opinión, una cierta "ineficacia" y ausencia de mecanismos para superar esa situación.

Asimismo, ha señalado que entre los daños institucionales que está causando la crisis se encuentran la "desconfianza" sobre la continuidad de la UE "tal y como lo conocemos".

ESPAÑA

En relación a la situación de la economía española, tras hacer un repaso por los factores que han llevado a España a su actual coyuntura, entre ellos, el "endeudamiento", ha indicado que todavía está en un "bucle diabólico", aunque en los últimos meses se han dado algunos "avances".

Entre esos avances, ha citado la recapitalización del sistema bancario, el rescate a la banca y el hecho de que, previsiblemente, el próximo 4 de diciembre se dará el desembolso de los recursos para que "desparezcan las amenazas de inestabilidad" en el sistema bancario español. Ello no quiere decir, según ha apuntado, que el sistema vaya a volver a crecimientos en la inversión crediticia, ya que todavía existen "riegos", uno de ellos las "tensiones" de los mercados de deuda pública.

En este sentido, ha recordado que fue una "buena" noticia el anuncio del BCE de poner a la disposición de los países que lo pudieran necesitar un plan de apoyo, que supondrá la intervención de la entidad en los mercados secundarios de deuda para comprar los títulos de países que estén "particularmente afectados" por las "tensiones" en los mercados.

Ontiveros ha indicado que lo que "no está bien" es que las autoridades españolas no decidan "tomar ese guante" del BCE. "No se entiende", ha agregado. Cree que se teme la "condicionalidad" que puede conllevar ese apoyo o rescate, como pueden ser el impulso de nuevas reformas, mayores ajustes presupuestarios y una "vigilancia intensiva" por parte de los "hombres de negro".

No obstante, ha apuntado que sería "difícil" acometer más ajustes porque la economía española está llevando a cabo un "ajuste en las cuentas públicas" que, a su juicio, es "excesivo" y está "acentuando el decrecimiento" de la economía y no contribuye a cumplir los objetivos de déficit público. "Sin crecimiento no se pagan las deudas", ha agregado.

Ontiveros ha asegurado que es importante eliminar la "tensión al alza" en los tipos de interés de la deuda y, por ello, cree que es "de todo punto necesario pedir ese rescate".

El responsable de AFI ha afirmado que "lo sensato" es que las autoridades españolas lleguen a algún tipo de acuerdo con las europeas para que se confirme a los inversores en bonos que España va a tener una "red de seguridad en términos de tipos de interés, ya sea porque el BCE entrará comprando en el mercado secundario bonos con vencimiento máximo de tres años, ya sea porque el fondo de rescate comprará en el mercado primario bonos del Tesoro español cuando sea preciso". "No soy pesimista, más vale tarde que nunca, estamos perdiendo tiempo, pero al final se impondrá la realidad", ha asegurado.

Ontiveros ha indicado que, "con todo", aún quedará la recesión, que, en su opinión, va a "seguir instalada" en la economía española en 2013. En concreto, ha señalado que la economía de España va a crecer este año un -1,5 por ciento y ha apuntado que en 2013 "va a decrecer más" y la tasa de paro "se va a ir por encima del 26 por ciento".

En este sentido, el responsable de AFI ha aconsejado a las empresas no confiar "demasiado" en una recuperación de la demanda interna y "mirar fuera", pero no en el "circuito inmediato" como puede ser Francia o Alemania, que empieza a ser "víctima de sus propias terapias indiscriminadas".

Por último, ha señalado que habrá que confiar en que el sistema bancario vuelva a "impulsar o, al menos, no frenar" el crecimiento de la economía. En todo caso, cree que, con el rescate, el sistema bancario ha dejado de ser una "bomba de relojería que teníamos hasta hace unos meses" y que no va a haber una "crisis bancaria significativa" en la economía española.