Actualizado 24/03/2009 22:23 CET

Economía.- Sarkozy no descarta nuevas medidas sociales si la situación económica empeora

PARIS, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, defendió hoy las medidas adoptadas desde el estallido de la crisis económica y pidió "paciencia" a los franceses para esperar a que surtan efecto, pero dejó la puerta abierta a nuevas propuestas si la situación empeora.

"Si la situación se degradara, haríamos más. Pero la sabiduría, el sentido común y la sangre fría piden esperar a que se aplique todo lo que se ha decidido, dejar tiempo a todas estas medidas para que tengan sus efectos", dijo durante un discurso de una hora pronunciado en Saint Quentin, en la región de Picardía, una de las zonas más azotadas por la crisis.

Ante un público entregado formado por militantes de la UMP, el jefe del Estado galo recordó que evaluará con los agentes sociales antes del verano las medidas adoptadas hasta la fecha por el Gobierno y que, en función de la situación económica y social, se reflexionará, "si es necesario", sobre "otras medidas para apoyar la actividad y proteger el empleo".

En todo caso, desde ahora se plantea hacer más en tres áreas que esbozó durante su intervención. En primer lugar en el terreno de las infraestructuras, para desarrollar especialmente las de transporte y más en concreto el de la región parisina, sobre el que anunció una decisión para finales de abril.

También planteó un mayor esfuerzo en las reestructuraciones industriales. "El Estado no puede salvar todas las empresas pero todos tienen derecho a una solución adaptada, sea a un empleo, a una formación y, en todo caso, a unos ingresos. Nadie tiene que quedarse en la cuneta. Nadie será abandonado", proclamó.

Para ello, se nombrarán 'comisarios de la reindustrialización' en las zona con más problemas de empleo que tendrán plenos poderes para movilizar a todos los actores y mayores medios de intervención financiera con la creación de una línea de préstamos del Tesoro para intervenir directamente.

Sarkozy dejó claro que quiere que Francia siga siendo una "nación industrial", que mantenga sus fábricas y sus obreros y que no pierda su cultura industrial, de ahí que volviera a defender la supresión del impuesto profesional que grava la producción en Francia.

NI RESPONSABLE NI HONESTO

Por otro lado, consideró que no es "ni responsable ni honesto" que los responsables de empresas que reciben ayudas estatales o ponen en marcha amplios planes sociales reciban la parte variable de su remuneración, los denominados 'bonus', que se vayan de la empresa con una indemnización millonaria ('paracaídas de oro') o se adjudiquen 'stock-options'.

Asimismo, pidió a las empresas elaborar una propuesta sobre el reparto de beneficios que, de no presentarse, llevará al Gobierno a presentar un proyecto de ley en otoño. Finalmente, animó a sus conciudadanos a "afrontar" el "desafío" de la crisis.

"No se cuándo acabará la crisis, no sé cuándo se purgará la locura de estos años donde nadie pagaba ni el verdadero precio del riesgo ni el verdadero precio de la escasez. Pero se que un día esta crisis se acabará. La verdadera pregunta es dónde estaremos en ese momento y qué habremos hecho para prepararnos", resumió.