España, entre los países que mayor porcentaje de PIB destina al gasto en pensiones públicas, según OCDE

Actualizado 01/12/2015 11:16:29 CET

La organización destaca el incremento en la edad de jubilación y señala que "los 67 se han convertido en los nuevos 65"

PARÍS, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

España destinó al gasto en pensiones públicas durante el ejercicio 2014 un 10,5% de su Producto Interior Bruto (PIB), un porcentaje significativamente superior a la media del 7,9% entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el noveno más elevado a nivel mundial, según refleja el informe 'Panorama de las pensiones', elaborado por la institución internacional.

En concreto, el mayor porcentaje de PIB destinado al gasto en pensiones públicas correspondió en 2014 a Italia, con un 15,8%, por delante de Grecia (14,5%), Francia (13,8%), Austria (13,2%), Portugal (13%), Eslovenia (11,4%), Polonia (10,8%) y Alemania (10,6%).

Por contra, entre aquellos países cuyos datos estaban disponibles, los que menos porcentaje de PIB destinaron al gasto en pensiones públicas fueron México (1,8%), Islandia (2,1%), India (2,2%), Corea del Sur (2,2%) y Australia (3,5%).

En su informe, que cumple su sexta edición, la OCDE destaca que la mayoría de los países ha prestado atención a su llamamiento, realizando una intensa actividad reformadora en el área de las pensiones durante la última década, en la que los gobiernos han introducido cambios en parámetros clave de sus sistemas.

De hecho, la OCDE calcula que en los dos últimos años aproximadamente la mitad de sus miembros han adoptado medidas para mejorar la sostenibilidad de sus pensiones.

A este respecto, la institución destaca como avance más visible la elevación de la edad oficial de jubilación, ya que muchos países han llevado este parámetro fundamental más allá de los 65 años. "De hecho, los 67 años se han convertido en los nuevos 65 y varios países están yendo más allá, hacia edades más cerca de los 70 años", apunta la OCDE.

"Incrementar la edad de jubilación ha sido políticamente difícil en muchos países, ya que es un parámetro fácilmente entendible y la mayor parte de los ciudadanos no están felices de que les digan que tendrán que trabajar más tiempo", añade la institución.

A la hora de reducir los beneficios de las pensiones públicas, la OCDE señala que en la mayoría de casos se optó por cambiar a sistemas de indexación "menos favorables", pero sin acometer recortes en términos absolutos.

Asimismo, la organización destaca que en estos últimos diez años se ha reducido gradualmente la brecha entre edad efectiva de jubilación y edad oficial, como atestigua que en la última década la tasa de empleo de trabajadores entre 55 y 64 años ha aumentado (desde el 45% al 66% en Alemania, del 31% al 46% en Italia o del 52% al 57% de media en la OCDE).

Para leer más