La Eurocámara da su visto bueno al acuerdo de libre comercio con Japón que entrará en vigor en febrero

Publicado 12/12/2018 16:57:43CET

BRUSELAS, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Parlamento Europeo ha dado este miércoles su visto bueno al acuerdo de libre comercio negociado entre la Unión Europea y Japón con el que se prevé eliminar la mayoría de aranceles y ahorrar a los exportadores europeos unos 1.000 millones de euros anuales en derechos de aduana, a partir de su entrada en vigor el 1 de febrero de 2019.

El pacto comercial cubre tanto productos como servicios, incluidos los financieros, y con su entrada en vigor se eliminarán más del 90% de los aranceles que Japón aplica a las importaciones procedentes de la UE.

Una vez que finalicen los periodos transitorios, el país asiático habrá eliminado los derechos de aduana al 97% de los productos y habrá liberalizado parcialmente el resto por medio de contingentes.

El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, ha destacado en un comunicado que se trata "del mayor acuerdo bilateral" sellado nunca por la UE y servirá para cubrir un tercio del PIB mundial y el 40% del comercio internacional.

"La economía real, incluidos sectores como inversiones, industrial, servicios, agricultura, se beneficiarán también considerablemente", ha añadido.

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, ha subrayado a su vez que los beneficios de esta acuerdo "van de la mano de compromisos por ambas partes para asumir los estándares más altos en materia laboral, de consumo y medioambiental".

"Son buenas noticias para la Unión Europea y para todos los que apoyan un sistema de comercio internacional abierto y justo", ha añadido Malmström, sobre un acuerdo que, por primera vez en este tipo de convenios, tiene en cuenta los acuerdos climáticos de París.

PRODUCTOS AGROALIMENTARIOS

El acuerdo eliminará "drásticamente" los derechos de productos agrícolas. En concreto, Bruselas calcula que, cuando se aplique totalmente el tratado, el 85% de los productos agroalimentarios de la UE podrán entrar en el país asiático libres de aranceles.

En el caso concreto del cerdo, el producto agrícola más exportado a Japón, se garantizarán las exportaciones libres de derechos de carne de cerdo transformada, mientras que las exportaciones de carne fresca de este animal estarán "prácticamente libres" de derechos.

Por su parte, los aranceles de carne de vacuno se reducirán del 38,5% al 9% a lo largo de quince años en para un volumen "significativo" de productos derivados.

Con respecto al vino, el segundo producto agrícola más exportado, los aranceles se eliminarán desde el primer día de aplicación del tratado desde el 15% que se aplica actualmente, al igual que los de otras bebidas alcohólicas.

En cuanto a las exportaciones de quesos, se eliminarán progresivamente los aranceles a muchos quesos de pasta dura, como el Goyda o el Cheddar, y se establecerá un contingente libre de derechos para quesos frescos como la Mozzarella.

Japón ha aceptado además proteger 205 indicaciones geográficas europeas, bastantes de ellas españolas, entre ellas el Azafrán de La Mancha, el Queso Manchego o el Turrón de Alicante, así como diversos vinos, uno de los sectores más beneficiados por el acuerdo.

PRODUCTOS INDUSTRIALES, CONTRATACIÓN PÚBLICA Y AUTOMÓVILES

En el capítulo de productos industriales, se eliminarán por completo los derechos de aduana a productos en los que la UE es "muy competitiva", como las sustancias químicas, plásticos, cosméticos, textiles o prendas de vestir. Los aranceles al calzado, a su vez, se reducirán del 30% al 21%.

Por otro lado, los aranceles sobre las exportaciones de productos de cuero como bolsos se eliminarán tras un periodo de diez años, al igual que los derechos sobre productos que tradicionalmente han contado con una importante protección en Japón, como el calzado deportivo o las botas de esquí.

En materia de contratación pública, las empresas europeas podrán participar en las mismas condiciones que las firmas niponas en las licitaciones públicas de las 48 "ciudades núcleo" japonesas, cuya población es de entre 300.000 y 500.000 habitantes. El acuerdo también eliminará los obstáculos existentes en la contratación pública del sector del ferrocarril.

Por último, Tokio y Bruselas pactaron un periodo de transición para eliminar los aranceles en el sector del automóvil, mientras que el proceso de liberalización en el sector de componentes y piezas de vehículos será más rápido.

Para leer más