Actualizado 23/07/2018 14:54 CET

El Gobierno abre contactos con Unidos Podemos, ERC, y PDeCAT para buscar apoyos al techo de gasto

Rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de la ministra de Hacienda
MARTA FERNÁNDEZ/EUROPA PRESS

Compromís confirma su abstención y los morados critican las cifras pero no adelantan el sentido de su voto

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha empezado ya a buscar apoyos en el Congreso para la aprobación del acuerdo por el que se fijan los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el periodo 2019-2021 y el límite de gasto no financiero del Presupuesto del Estado para 2019, conocido como 'techo de gasto'. De momento, ya se han producido contactos con Unidos Podemos, ERC y el PDeCAT.

El Ejecutivo aprobó este acuerdo el pasado viernes y el Pleno del Congreso prevé someterlo a votación este viernes. Para que salga adelante requiere más votos a favor que en contra y luego tendrá que repetirse la votación en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta y puede tumbarlo.

De momento, el Gobierno ha mantenido contactos con Unidos Podemos y ERC, según han confirmado el diputado de Podemos, Rafael Mayoral y el senador republicano Joan Margall, en una rueda de prensa en el Congreso.

NI CHICHA NI LIMONÁ

Mayoral ha reconocido estos contactos, pero, según ha explicado, no han tenido la "suficiente sustancia" como para que su grupo parlamentario pueda adelantar su voto con "claridad". Preguntado expresamente si podrían optar por la abstención, no lo ha negado, pero ha hecho hincapié en recalcar que las cifras acordadas por el Gobierno son "muy insuficientes"

"Hasta ahora el Gobierno no ha hecho otra cosa marear la perdiz y lo que ha planteado es absolutamente insuficiente", ha comentado, incidiendo en que lo que España necesita ahora es un presupuesto "expansivo" y "este techo de gasto no va por ahí" porque es "ni chicha ni limoná" y se queda "muy corto" para responder a las necesidades de la mayoría social.

En cualquier caso, Mayoral ha recordado que el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro cambió la Ley de Estabilidad y "puso el cerrojazo en el Senado", de manera que, aunque el acuerdo superara el trámite del Congreso, si la Cámara Alta lo tumba, "iría directamente a la papelera".

De su parte, el diputado de Compromís, Joan Baldoví, ha confirmado que sus cuatro diputado se abstendrán en la votación del viernes, en consonancia con el voto que la Comunidad Valenciana emitió en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Compromís gobierna en coalición con el PSOE en la Generalitat Valenciana.

NEGOCIACIÓN BILATERAL CON CATALUÑA

El senador de ERC Joan Margall ha explicado, de su lado, que los contactos del Gobierno con su partido han sido, de momento, "mínimos" y ha recordado que el vicepresidente y consejero de Economía catalán, Pere Aragónés, no acudió al Consejo de Política Fiscal y Financiera y emplazó al Gobierno de Sánchez a una negociación bilateral.

"A ver qué explica el Gobierno en los próximos días, porque parece que están muy interesados en que el PP se sume y si lo hace vamos a ver cómo queda todo", ha señalado, recalcando que si el PSOE logra el apoyo de los 'populares' el voto del resto de grupos ya no sería crucial.

Por parte del PDeCAT, su portavoz de Presupuestos, Ferrán Bel, ha confirmado a Europa Press que el Gobierno ha mantenido este fin de semana contactos telefónicos con su formación, y que prevén nuevas llamadas o reuniones, no solo con los diputados catalanes, sino con el propio Govern de la Generalitat.

En todo caso, ha declinado anticipar ninguna postura. Eso sí, el PDeCAT celebra que el Gobierno haya "cumplido" algunas de las exigencias planteadas por su formación, y espera poder fijar un calendario para aquellas que aún están pendientes. Una de ellas es la modificación de los planteamientos de la regla de gasto, aspecto que la antigua Convergència considera "fundamental".

La flexibilización de los objetivos de déficit, que otorga dos décimas más de PIB para el próximo ejercicio a las comunidades autónomas es vista con buenos ojos por la formación catalana, pues creen que "es una mejora sensible si se compara con lo que venía siendo hasta ahora", pero tampoco lo consideran el "punto de inflexión" que creen necesario. "No se recupera todo lo que se ha cargado de más a las comunidades", asevera Bel.