Italia admite su desvío de las reglas, pero promete tomar "todas las medidas" si deuda y déficit no bajan

El ministro de Economía de Italia, Giovanni Tria
REUTERS / TONY GENTILE - Archivo
Publicado 22/10/2018 13:22:12CET

ROMA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Italia ha reconocido que su enfoque de política presupuestaria para 2019 no está en línea con las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, aunque ha expresado su compromiso de no ampliar el déficit estructural en los próximos años, asegurando que en caso de que las lecturas de déficit y deuda no evolucionen según lo previsto adoptará "todas las medidas necesarias".

En una carta en respuesta a la recibida el pasado jueves por parte de la Comisión Europea, el ministro italiano de Economía y Finanzas, Giovanni Tria, señala que, si bien el Gobierno italiano espera apartarse de la ruta del ajuste estructural en 2019, no tiene intención de ampliar el déficit estructural en los próximos dos años y se compromete a buscar el equilibrio estructural a partir de 2022.

No obstante, a pesar de la diferencia en los puntos de vista adoptados, el Gobierno italiano expresa su disposición a continuar un "diálogo constructivo y leal", en el marco de las normas institucionales que rigen la zona euro.

"Con respecto al camino del equilibrio estructural, el Gobierno italiano es consciente de haber elegido un enfoque de política presupuestaria que no está en línea con las reglas de aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", admite la misiva.

"Fue una decisión difícil pero necesaria a la luz del persistente retraso en la recuperación de los niveles del PIB antes de la crisis y el condiciones económicas dramáticas en las que se encuentran los sectores más desfavorecidos de la sociedad italiana", expone el ministro italiano.

En este sentido, Tria añade que en caso de que el PIB italiano regrese al nivel anterior a la crisis antes de lo previsto, el Gobierno pretende anticipar el saneamiento de las cuentas públicas, apuntando que la dinámica del PIB es "crucial" cuando se evalúa la evolución de las ratios de deuda o déficit, y expresando su confianza en que las medidas de crecimiento que se introducirán con la próxima ley de presupuesto permitirán una evolución a la baja de ambas.

El Gobierno está convencido de que todas estas medidas, incluyendo aquellas dirigidas a crear un entorno propicio para la inversión, permitirán la reactivación del crecimiento, garantizando al mismo tiempo la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas y la reducción planificada de la relación entre deuda y PIB.

No obstante, el ministro italiano de Economía y Finanzas expresa en su carta el compromiso del Gobierno "a tomar todas las medidas necesarias" para garantizar el cumplimiento estricto de los objetivos indicados si las relaciones deuda/PIB y déficit/PIB no evolucionan de acuerdo con lo planificado.

De este modo, Roma confía en que lo expuesto representa una aclaración suficiente del enfoque presupuestario del Gobierno italiano y señala que su postura no amenaza la estabilidad financiera de Italia o de otros países de la UE, ya que el fortalecimiento de la economía del país transalpino va en interés de toda la economía europea. "El lugar de Italia está en Europa y en la zona del euro", concluye Tria.

Contador