Publicado 17/01/2021 13:19CET

Los procuradores piden aliviar el "atasco judicial" de los concursos de acreedores, que pueden crecer un 50%

Aseguran que pueden crecer hasta un 50% en los próximos meses

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La directora de Relaciones Institucionales de Subastas Procuradores del Consejo General de Procuradores, Teresa Ramos, ha abogado por ampliar las competencias de los procuradores para aliviar el "atasco judicial" existente en los concursos y ejecuciones hipotecarias, que pueden llegar a crecer hasta un 50% en los próximos meses.

En una entrevista en el último número de la revista 'Procuradores' recogida por Euroa Press, se muestra convencida de que ampliar las competencias de los procuradores es la única solución para aliviar este atasco, ya que dada la situación actual, y especialmente en los órganos judiciales, se trata de aprovechar una coyuntura que en lo económico es negativa, pero que exige que los acreedores cuenten con herramientas que faciliten la rápida recuperación de deuda.

Así explica que hay que tratar de iniciar un acercamiento a todos los operadores de la recuperación de deuda en España, empezando por fondos de inversión, las entidades financieras, las empresas que dan servicio a estas entidades financieras y los grandes despachos de abogados.

En estos momentos el esfuerzo de Subastas Procuradores se va a centrar sobre todo en los 'NPLs' (non-performing loans, créditos con mora) que están judicializados y básicamente en los fondos de inversión, porque son los que han comprado todos los paquetes de deuda que tenían los bancos en sus balances.

Teresa Ramos señala, en este sentido, que se hace una labor de "apostolado" porque estos fondos vienen de culturas jurídicas muy distintas. "Aunque tienen gente que es española y que entiende algo de cómo se gestiona en el ámbito judicial ese 'npl', ese préstamo impagado, cuesta un poco", subraya.

Por ello, considera que "romper esa barrera cultural" y explicar cuáles son los beneficios de la subasta extrajudicial es uno de los grandes retos que se marca el portal de subastas del Consejo General de Procuradores.

Así, afirma que hay que explicarles que el Consejo General de Procuradores no es un servicio privado, sino una corporación de derecho público que trabaja junto a la Administración de Justicia, pero a la vez da un servicio que tiene "la misma calidad" que cualquier servicio privado para que puedan recuperar su deuda lo antes posible.

En cuanto a la subasta de bienes del concurso de Reyal Urbis, considera que se pone de manifiesto que realmente Subasta Procuradores ya es "una alternativa relevante".

"Para que se nos haya dado la subasta de Reyal Urbis hemos tenido el visto bueno de la compañía y de los dos administradores concursales, uno de ellos BDO, una auditora de relevancia hoy en España. Y sobre todo hemos tenido el visto bueno de la Agencia Tributaria", añade Ramos.

Preguntada sobre el problema de la ejecución hipotecaria en España, la directora de Relaciones Institucionales de Subastas Procuradores explica que la duración de los procedimientos de ejecución hipotecaria en España "es dramática". "Son procedimientos que duran mucho tiempo y que normalmente no satisfacen a nadie, ni al acreedor ni a los deudores", subraya.

DEFIENDE EL PAPEL DE LOS FONDOS DE INVERSIÓN

Así, asegura que se ha generado una situación que, como no se solucione, va a provocar "una huida de los fondos de inversión", que precisamente están facilitando el "desagüe" de un montón de préstamos impagados que tienen las entidades financieras y que están impactando "muy negativamente" en sus balances.

"Los fondos de inversión inyectan liquidez en nuestro sistema y son una fuente dinamizadora de nuestra economía. Necesitamos que haya muchos fondos invirtiendo en España. Su presencia nos ayudará a solventar nuestra crisis más rápido", asegura.

Respecto a la situación económica y la evolución de los concursos de acreedores, señala que la previsión cuando termine la moratoria concursal en marzo de 2021 es que los concursos se incrementen en un 50%.

"En la exposición de motivos de la Ley Concursal se decía que se trata de sanear las sociedades para devolverlas con vida a la sociedad, pero lo triste es que en la práctica, en la mayoría de los procedimientos concursales que se inician, no se diagnostica al paciente, sino que se acaba certificando la defunción", advierte.

Bajo este panorama de la ejecución y la administración concursal, Ramos considera que los procuradores pueden contribuir "enormemente a agilizar los procedimientos judiciales".