RSC.- Los pacientes del Hospital La Princesa pueden elegir entre menús de verano, a la carta, vegetarianos o musulmanes

Actualizado 01/08/2007 21:02:05 CET

Noventa personas trabajan en la preparación de 70 dietas terapéuticas para los 500 pacientes de este centro madrileño

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Hospital de La Princesa, perteneciente a la Comunidad de Madrid, ofrece a sus pacientes una variedad de menús que incluyen alimentos de temporada, y elección de platos vegetarianos o adaptados a las reglas de la alimentación musulmana.

Desde 1996 este hospital tiene implantada la elección de menú a la carta para todos aquellos pacientes que no precisan ingerir una dieta especial, es decir, la denominada 'dieta basal' que supone más de un 50% de los menús servidos.

Esta posibilidad incluye que las dietas se modifiquen en función de la estación del año. Así, desde la entrada del verano, los pacientes ingresados en este centro madrileño pueden elegir entre platos veraniegos, tales como ensaladas variadas o gazpachos y segundos platos templados o fríos; o postres con toda la gama de frutas de verano: melón, sandía, albaricoques o cerezas.

El sistema de elección de menú es sencilla. El paciente ingresado recibe en su bandeja un tríptico con las cuatro ingestas del día siguiente: desayuno, comida, merienda y cena, y posteriormente debe cumplimentarlo señalando sus preferencias entre los platos. Una vez que el tríptico llega a la cocina se introduce en el sistema informático para que quede registrado y no existan errores.

La elección de menú opcional es una acción de carácter hotelero

que aumenta en gran medida la satisfacción y el confort de la persona

ingresada, y hace más llevadera su estancia en el centro, como

demuestran recientes encuestas de calidad percibida.

En esta misma línea, a partir de 2001 se incorporó también la

posibilidad de ofertar menú para pacientes musulmanes que por motivos

religiosos tienen alguna limitación con determinados alimentos, o para pacientes vegetarianos.

70 DIETAS TERAPÉUTICAS.

Además del menú opcional, la sección de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital de La Princesa tiene elaboradas hasta un total de 70 dietas terapéuticas, calibradas en su composición de macro y micro nutrientes y trabajadas conjuntamente con la cocina de modo que se consiga la mejor presentación así como los sabores más agradables al paladar.

Cada una de ellas está desglosada en 14 menús al objeto de que

no se repitan al menos en dos semanas. Así pues existen dietas para

trastornos digestivos, enfermedades metabólicas, neuropatías o para

pacientes con enfermedades oncológicas o inmunodeprimidos.

El código de dietas se distribuye a todos los facultativos del centro en formato de bolsillo y plastificado de manera que puedan prescribir a sus pacientes la dieta más adecuada a través de una clave que, introducida en el sistema informático, informa a la cocina de lo que se ha de preparar a cada persona.

La adecuada nutrición de los pacientes es una preocupación constante del centro, como así lo demuestra el proyecto para la prevención y detección precoz y control de la desnutrición (CONUT), liderado por la sección de Nutrición, y cuyo objetivo es la detección automática de la desnutrición clínica en el ámbito hospitalario, aprovechando las bases de datos informáticas del hospital.

El CONUT recoge en tiempo real, datos esenciales de cada paciente: demográficos, administrativos y analíticos, de manera que se obtiene una información clínica retrospectiva sobre él; ingresos previos, procesos diagnósticos, o también prospectiva, como intervenciones quirúrgicas a realizar, etc. Todo ello permite elaborar una dieta adecuada al estado que presenta el paciente una vez ingresado.

Un total de 90 personas, entre cocineros, gobernantas, pinches de cocina y demás personal de apoyo hacen posible que todos los pacientes, unos 500, reciban puntualmente su desayuno, comida, merienda y cena.

Las instalaciones de la cocina ocupan 670 metros cuadrados y cuentan con tres marmitas, cuatro hornos, siete freidoras de las cuales tres son basculantes, una cinta de emplatado, una zona de planchas, otra de cámaras y cuatro cuartos fríos para preparación de verdura, carne, pescado y postres.

La comida se sirve en bandejas isotérmicas con una tarjeta identificativa donde figura el nombre del paciente, la habitación, la

cama y la dieta que él mismo ha elegido o que el médico le ha pautado.