10 claves para enfrentarse a la volatilidad del tipo de cambio

Actualizado 23/02/2015 14:54:37 CET
Un oficina trabaja en un centro de cambio de divisas en Hong Kong
Foto: REUTERS

MADRID, 18 Feb. (EDIZIONES) -

La internacionalización es hoy en día una de las opciones más atractivas para las pymes españolas. Desde 2007 más de 500.000 empresas se han lanzado a nuevos mercados, según informa Ebury en un comunicado, en el que destaca la importancia de tener en cuenta el impacto de los tipos de cambio en la cuenta de resultados.

De hecho, en el pasado ejercicio el euro cedió cerca de un 13% frente al dólar, un comportamiento que también se ha observado en las divisas emergentes, con apreciaciones frente al euro que se sitúan, en promedio, en el 5%, y con oscilaciones que han llegado a superar el 11%.

Sin embargo, la gestión del riesgo de cambio es un aspecto no demasiado conocido y, dada su incidencia en el plano financiero, es recomendable la adopción de medidas preventivas y de control. En concreto, una deficiente gestión puede dar lugar al estrechamiento del margen de ganancias, a la imposibilidad de cumplir los objetivos propuestos por la compañía a medio plazo e incluso a la pérdida de mercado y competitividad.

La entidad especializada en dar soporte a las pymes exportadoras e importadoras en materia de pagos internacionales ha elaborado una lista de diez consejos para las empresas que se disponen a dar este salto a los mercados internacionales.

1.- PLANIFICAR LAS COMPRAS Y VENTAS DEL EJERCICIO

Es muy importante planificar las compras y las ventas de cada ejercicio, y establecer para ello un calendario de pagos y cobros en divisa. Así, cerrar un seguro de tipo de cambio para un porcentaje de la exposición, facilitará el establecimiento de nuevos precios y generará confianza y tranquilidad a la hora de realizar las ofertas o ejecutar los pagos.

2.- ABRIR UNA CUENTA CORRIENTE EN DIVISA

Asimismo, recomienda abrir una cuenta corriente en divisa, de tal manera que el banco no realice el cambio de forma automática a la recepción de los fondos. Esto permite a las empresas ser mucho más flexibles en la gestión del tipo de cambio, puesto que les permite tomar sus propias decisiones en lo relativo al momento en el que comprar o vender divisas, incluso de los productos que quieren ejecutar.

3.- CONOCER LAS HERRAMIENTAS Y PRODUCTOS DE COBERTURA

Los productos más habituales son:

- Seguro de tipo de cambio abierto y cerrado: permiten fijar un tipo de cambio para compra y venta de la divisa durante un periodo de tiempo. El seguro de cambio cerrado consiste en la contratación de una compra o venta de divisa a plazo en una fecha futura cierta. El seguro de cambio abierto permite contratar la compra o venta de un importe máximo de divisa a una fecha final futura.

- Órdenes de mercado: permiten establecer un límite deseado al cual se estaría dispuesto a vender o comprar, tanto en operaciones 'spot' como en la contratación de un seguro de tipo de cambio durante un periodo de tiempo, dentro del cual, en el caso de alcanzar dicha cota, se cerraría la posición y se ejecutaría la operación.

- Compra venta spot/contado: transacción de compra o venta con entrega inmediata.

- NDF (seguros de tipo de cambio no entregables): proporcionan protección para las empresas que tengan exposición con los países de mercados emergentes que tienen restricciones de divisas. El NDF es similar a un contrato a plazo. El único intercambio físico se realiza a fecha de vencimiento del contrato, cuando se calcula la diferencia de precio entre el tipo de cambio fijo acordado al inicio del contrato y el tipo de cambio a vencimiento del mismo.

4.- CONOCER LOS RIEGOS DE DETERMINADOS PAÍSES

Además, Ebury anima a estudiar los riesgos que implica el comercio con países que disponen de legislaciones específicas. Por ejemplo, existen países, como Brasil o Argentina, que cuentan con marcos legales que no ponen trabas a la recepción de capitales, pero que son mucho más restrictivos en lo que se refiere a su repatriación.

Para enfrentarse a esta situación, puede ser aconsejable la apertura de cuentas en el país extranjero o el establecimiento legal en el país con empresas subsidiarias o sucursales.

5.- INTENTAR EXPORTAR EN MONEDA LOCAL

Otro consejo es considerar la oportunidad que implica exportar en moneda local. Constituye una excelente opción, pero la gestión del riesgo de divisa es clave: exportar en moneda local implica facturar los productos en dicha moneda, pero se incurre en un riesgo de divisa a la hora de repatriar los fondos.

Este problema se acentúa cuando hablamos de las llamadas divisas exóticas, cuyo volumen de negocio es considerablemente menor y conllevan un mayor riesgo a la hora de operar con ellas, debido principalmente a su mayor volatilidad y a su reducida liquidez.

6.- ANALIZAR EN PROFUNDIDAD LA EXPOSICIÓN

Otro aspecto a tener en cuenta es saber analizar en profundidad la exposición a las variaciones de los tipos de cambio frente al euro. En este sentido, es muy aconsejable adoptar medidas de seguimiento y control del riesgo de tipo de cambio, así como, en el caso de pequeños departamentos financieros, buscar un asesoramiento proactivo que se adelante a los posibles eventos del mercado y facilite cerrar posiciones de cambio favorables para la empresa.

7.- DISEÑAR UN MAPA DE RIESGOS

Una buena idea sería diseñar un mapa de riesgos en función de los países en los que opera la empresa y el histórico de volatilidad de su divisa con respecto al euro y al dólar, con el fin de adoptar estrategias preventivas y valorar posibles operaciones de cobertura.

8.- ELEGIR EL MEDIO DE PAGO ADECUADO

En cualquier caso, es casi vital saber elegir el medio de pago adecuado para minimizar el riesgo. Para ello se deben tener en cuenta diferentes factores como la confianza entre los agentes, la solvencia de las partes, los plazos establecidos en el contrato y la capacidad de asumir riesgo de cada uno de los intervinientes.

9.- APROVECHAR MOMENTOS DE CALMA EN LOS MERCADOS

Según el director de Riesgos de Ebury, Enrique Díaz, la mejor manera de protegerse contra el riesgo es aprovechar niveles de volatilidad bajos de las divisas principales para cubrir la mayor cantidad de exposición futura posible. En estos momentos, el hecho de que algunos bancos centrales se estén preparando para subir tipos de interés, anticipa incertidumbre y posibles periodos de mayor volatilidad.

10.- BUSCAR LA MÁXIMA AGILIDAD EN LOS PAGOS

Por último, una mayor rapidez en la ejecución de los pagos internacionales puede ayudar a las pymes españolas a negociar mejores condiciones con sus proveedores extranjeros. La eficiencia del proceso de pagos dependerá del canal de envío que un proveedor de divisas use, así como de la tecnología integrada en tal proceso.

Europa Press Comunicados Empresas