Las bolsas podrán estabilizarse en una semana con escasas referencias

Actualizado 19/10/2015 11:38:00 CET
Bolsa. Mercados. Índice bursátil. Japón
Foto: YUYA SHINO / REUTERS

MADRID, 19 Oct. (EDIZIONES) -

La falta de referencias "realmente importantes" durante esta semana dará la oportunidad a las bolsas de estabilizarse, un contexto "suficientemente bueno" que refuerza la hipótesis de que el mercado ha tocado fondo, según el análisis realizado por Bankinter.

Los próximos días contarán con tres claves de fondo. La primera de ellas es el PIB de China, publicado esta madrugada y "absolutamente conveniente, tirando a bueno" según los analistas. El dato, que muestra una desaceleración del crecimiento chino al situarse en un 6,9% en el tercer trimestre, ha sido mejor que las expectativas de mercado.

Pese a que este dato "en absoluto soluciona los problemas de fondo de China", indican los analistas, tiene como consecuencia positiva "dejar algo más tranquilas" al resto de bolsas, que probablemente consolidarán niveles en términos netos.

La segunda clave de la semana serán las comparecencias de algunos gobernadores de la Reserva Federal estadounidense (Fed), aunque no se espera que se produzca ningún cambio en los tipos de interés. "Ninguna razón objetiva invita a pensar que esta semana se aclare el escenario", explican los expertos.

Por otro lado, la semana estará marcada por el riesgo de deflación, al no publicarse ningún índice de precios esta semana. Este riesgo "es bueno para los bonos pero no para las bolsas", afirman.

Por otro lado, los próximos días también se producirá una reunión informal de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con otros productores, de la que no se espera ningún acuerdo para disminuir la producción por lo que los analistas apuestan por una continua caída del precio del petróleo, hasta los 45 ó 43 dólares.

Otra de las referencias a tener en cuenta es la reunión del Banco Central Europeo (BCE), en la que Mario Draghi podría incluir la posibilidad de incrementar el 'Quantitative Easing' ('QE') de 60.000 millones de euros al mes, aunque "parece pronto" para que este cambio se produzca esta semana.

Con todos estos datos, los analistas de Bankinter esperan una lateralización de los mercados, una situación positiva, aunque es poco probable que recupere los niveles del pasado mes de junio, algo "poco probable" a corto plazo.

BONOS

En cuanto a los bonos, el mercado europeo permanece soportado por la caída del precio del petróleo -el futuro del Brent cotiza por debajo de los 50 dólares--, el aumento de la volatilidad en la renta variable y las bajas tasas de inflación en la Unión Europea.

Ante este escenario, se espera que la tasa de rentabilidad del 'bund' cotice en un rango entre el 0,5 y el 0,55% en una semana escasa de emisiones, en la que España emitirá letras a 3 y 9 meses.

DIVISAS

Durante los próximos días los analistas apuestan por una moderada depreciación del euro tras la reunión del BCE, aunque no se esperan movimientos bruscos. Por ello, su rango estimado oscila en 1,10-1,15 dólares por euro, a menos que la Fed concrete cuándo se subirán los tipos.

Por su parte, el yen contará con la balanza comercial como dato de referencia, que no se espera que sea negativo, por lo que la divisa podría apreciarse hasta llegar a los 135,2 yenes por euro frente a los 135,7 actuales. Su rango estimado semanal oscila entre 135,5 y 135 yenes por euro.

En cuanto a la libra, durante los próximos días recuperará terreno, gracias a los datos favorables de las ventas minoristas y las referencias de Draghi sobre una hipotética ampliación del QE. Su rango estimado semanal oscilará entre 0,740 y 0,725 libras por euro.

POSICIONAMIENTO RECOMENDADO

En este contexto, los analistas recomiendan vender según área geográfica en Oriente Próximo, BRICs (excepto India), México, Sudeste Asiático, Europa del Este, Latinoamérica, Australia y Canadá, mantener una posición neutral en Reino Unido, India, Japón y España y comprar en Unión Europea y Estados Unidos.

En cuanto al tipo de activo, los expertos apuestan por vender bonos corporativos, 'high yield', emergentes y materias primas, mantener una posición neutral en bonos soberanos, petróleo y oro y comprarfondos de retorno absoluto, bolsas, Europa, Estados Unidos e inmuebles.

Por último, según el sector, los analistas aconsejan vender en construcción y petroleras, mantener una posición neutral en tecnología, seguros, medios de comunicación, telecomunicaciones, automóviles, aerolíneas, consumo discrecional, industriales y biotecnología y comprar consumo básico, 'utilities', concesiones, turismo, activos inmobiliarios, bancos y financieras y farmacéuticas.

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas