El creador de los BRIC, Jim O'Neill, apunta a los MINT como nuevos gigantes económicos

Actualizado 09/02/2015 18:42:44 CET
El economista Jim O'Neill
Foto: REUTERS

MADRID, 9 Feb. (EDIZIONES) -

MINT. Son solo cuatro letras pero su significado encierra, quizá, a los nuevos gigantes económicos del mundo. México, Indonesia, Nigeria y Turquía. Así lo estima Jim O'Neill, un economista británico que no es un economista cualquiera: fue quien en 2001 acuñó el término BRIC para referirse a los países emergentes del momento. Brasil, Rusia, India y China.

La formulación de aquel acrónimo de los BRIC (significa 'ladrillo' en inglés) no fue baldía. Cinco años más tarde de lanzar la idea, los ministros de Exteriores de las cuatro potencias comenzaron a colaborar para impulsar sus intereses, llegando a concertar una cumbre anual desde 2009 hasta 2013. En diciembre de 2010, dieron entrada a su club a Sudáfrica, con lo que el grupo pasó a conocerse como los BRICS.

¿Harán lo mismo los países MINT (significa 'menta' en inglés)? "Ya comienzo a intuir un club MINT", escribe el ex asesor de inversiones.

El objetivo declarado de O'Neill, según afirma en el párrafo final de su artículo 'México y los países MINT, ¿nuevos gigantes económicos?', es ayudar a estos países a que se les reconozca: "Espero con ansias volver a cada uno de ellos más seguido, ahora que estoy ayudando a que se los reconozca, como hice con los BRIC hace 12 años".

FORTALEZAS

En este artículo 'profético' de los MINT, publicado por la BBC, O'Neill expone dos de las 'fortalezas' que estos países comparten: en primer lugar, "grandes poblaciones", lo que a su juicio adelanta que "al menos durante los próximos 20 años tendrán una buena constitución demográfica: todos verán un crecimiento de la población en condiciones de trabajar en relación a aquellos que no trabajan".

La segunda fortaleza es común a tres de ellos, todos menos Nigeria. Se trata de que gozan de "ventajosas ubicaciones geográficas en un contexto de comercio mundial cambiante". El economista señala que Nigeria no cumple con este requisito "en parte por la falta de desarrollo de África". Pero añade que "podría cumplirlo en el futuro si los países de África dejan de pelear y comienzan a comerciar entre sí".

Según el análisis publicado por O'Neill, tres de los MINT son productores de materias primas: la excepción en este punto es Turquía. En el caso de los BRIC, recuerda, Brasil y Rusia eran productores de materias primas, y China e India no.

En cuanto a renta per capita, señala que a la cabeza de los MINT están México y Turquía, con un ingreso anual de unos 10.000 dólares per capita. "Bastante más", apunta, que los 3.600 de Indonesia y los 1.400 de Nigeria.

DESAFÍOS Y POTENCIAL

El analista británico, ex trabajador del banco de inversión Goldman Sachs, señala los desafíos que tienen por delante estos países para optimizar su desarrollo: "Indonesia necesita definir mejor su visión comercial, más allá de las materias primas, y debe mejorar su infraestructura".

"Resolver la política energética es prioridad tanto para los mexicanos como para los nigerianos", asegura más adelante. Indica que en Nigeria "casi todos los negocios generan su propia energía y los costos son enormes". Calcula que el país africano podría crecer "al 10-12% anual si resolviera tan solo ese problema, y en 6 o 7 años habría duplicado el tamaño de su economía".

O'Neill, que ha viajado a todos los países que recomienda para profundizar en sus economías sobre el terreno, habla maravillas de México: "Llegué preparado para ser defraudado, ya que las expectativas son tan altas. Pero el joven presidente (Enrique Peña Nieto) y sus también jóvenes colegas están determinados a cambiar el lugar... Están reformando todo: educación, energía, política fiscal y las propias instituciones de gobierno".

Respecto a Nigeria, aunque reconoce su problema de corrupción, relativiza la trascendencia de este para el crecimiento, alegando que "la corrupción es la consecuencia de un pasado de fragilidad y no la causa de un frágil futuro". Sentencia que "no es ciertamente primer problema a resolver; queda relegada cuando se la compara con los costos, alcance y disponibilidad de la energía y, claro está, la infraestructura".

Y en cuanto a Turquía, apunta a dificultades políticas y religiosas: "Su política y la combinación de la fe musulmana con cierta intención de hacer las cosas al modo occidental presenta su propio tipo de desafío". Este problema, a su juicio, se diluye en Indonesia: "Al menos en Yakarta, el estilo occidental de hacer las cosas está generalmente aceptado", apunta.

En conclusión, se pregunta O'Neill, "¿pueden los MINT sumarse a las 10 economías más grandes del mundo, tras EEUU, China, los BRIC y tal vez Japón?" Y se responde: "Yo creo que sí, aunque puede llevar 30 años". Habrá que dar tiempo al tiempo.

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas