Actualizado 17/01/2011 16:47 CET

Economía.-La CE calcula un coste "muy limitado" de unos 30 millones anuales por la norma que regula el turismo sanitario

BRUSELAS, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea estima que el coste de la nueva norma con la que la Unión Europea acotará los derechos de los pacientes que viajan para recibir tratamiento en otro país comunitario será "muy limitado", esto es unos 30 millones de euros adicionales como máximo si los Estados miembros son "muy generosos" en su aplicación, según fuentes comunitarias.

El pleno del Parlamento Europeo prevé aprobar el próximo miércoles la nueva directiva sobre el llamado 'turismo sanitario', para la que los gobiernos nacionales tendrán unos 30 meses para transponerla a su legislación nacional, una vez que el Consejo de la UE dé su visto bueno, a más tardar esta primavera.

La directiva, que ya ha sido pactada entre la Eurocámara y los Veintisiete, es más restrictiva que el plan original de la Comisión y aumenta el número de casos en los que se necesita autorización previa para ir a tratarse en el extranjero con el objetivo de limitar el 'turismo sanitario', tal y como quería España, que logró un compromiso preliminar durante su presidencia de la UE en el primer semestre de 2010.

Fuentes comunitarias insisten en que los pacientes que se verán beneficiados por las nuevas normas "no va a superar el 1%", porque no existe una demanda "masiva" para estos servicios y porque los europeos, en general, están satisfechos con sus servicios sanitarios nacionales. Por ello consideran "injustificados" los temores de varios Estados miembros a que estas nuevas reglas provoquen un "movimiento masivo" de pacientes hacia determinados países.

Además explican que el coste adicional para los 27 será "como máximo, y contando con que los Estados miembros sean muy generosos, de unos 30 millones de euros", lo que en opinión de Bruselas es un impacto "muy limitado", frente a los 10.000 millones que suma en la actualidad el gasto público anual en la UE para los cuidados médicos transfronterizos.

En general, la directiva establece que los europeos no necesitan autorización previa de su país de origen para recibir tratamiento en otro Estado miembro y tienen derecho a que se les reembolse el coste a la vuelta, hasta la cantidad que se les habría pagado de ser atendidos por su sanidad nacional.

En el caso de los tratamientos hospitalarios y altamente especializados, sí que se permitirá a los Estados miembros introducir un sistema de autorización previa para sus nacionales que quieran ir a otro país de la UE. Eso sí, deberán justificar que, sin esta restricción, podría haber riesgos para el funcionamiento de su sistema sanitario.

La Eurocámara ha logrado que se acoten los motivos que puede alegar un país para denegar la autorización previa: que el traslado sea perjudicial para el paciente, que no esté garantizada la calidad del hospital receptor, por motivos de salud pública o que el Estado miembro de origen se comprometa a prestar la atención solicitada en un plazo razonable.

La presidencia española introdujo nuevas limitaciones para los pacientes que quieren ir a tratarse a otro Estado miembro. El borrador de directiva obligaba a la sanidad pública española a pagar el tratamiento de un paciente español que acuda a una consulta privada de otro país de la UE, incluso aunque no estuviera concertada. El acuerdo final permitirá a España exigir autorización previa para los tratamientos privados en el extranjero y denegarla alegando que no garantizan una calidad suficiente.

El otro gran problema para España de la directiva era quién paga los tratamientos en el extranjero de los jubilados de otros Estados miembros que residen en nuestro país. Inicialmente, se preveía que fuera el país de residencia y no el de afiliación (es decir, aquel en el que han cotizado) el que corriera con los gastos. Es decir, que si un alemán residente en Mallorca fuera a tratarse a Berlín, la sanidad española debería reembolsarle los costes.

El compromiso final dispone que si un jubilado residente en España va a tratarse a su país de origen, será este Estado de afiliación el que pague. En el caso del alemán residente en Mallorca que va a Berlín, sería la sanidad alemana la que se haría cargo de los gastos. En el resto de casos, será el país de residencia el que pague. Es decir, si el mismo jubilado va a tratarse a Francia, sería España la que pague.

Europa Press Comunicados Empresas