Actualizado 03/10/2007 20:29 CET

Economía/Empresas.- Galp niega haber participado en el cártel para fijar los precios del asfalto

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

Galp negó hoy haber participado junto a Repsol, Cepsa y la empresa sueca Nynäs en un cártel para fijar los precios de productos relacionados con el asfalto, que ha llevado a la Comisión Europea a multar al grupo portugués y al resto de las empresas implicadas.

Galp, a la que se ha sancionado con 8,6 millones de euros, asegura en un comunicado haber colaborado con las autoridades europeas, pese a que "nunca participó en el cártel y siempre mantuvo una política comercial autónoma que contribuyó positivamente al desarrollo de las condiciones de competitividad en el mercado español".

Junto a esto, el grupo portugués ofrece detalles acerca de los pactos irregulares entre las empresas. Según dice, las actividades del cártel consistían en definir, entre las empresas participantes, las cuotas de mercado que cada una estaría autorizada a mantener, así como un acuerdo entre precios.

En el caso de Galp, se le imponía "unilateralmente" una cuota de 48.000 toneladas al año, en un mercado de 1,5 millones de toneladas al año, afirma el grupo portugués, que añade que este reparto se le fue comunicado con posterioridad a los acuerdos alcanzados por el cártel.

Los pactos sobre precios y cuotas fueron aplicados entre los años 1991 y 2002, el mismo año en que Galp tuvo conocimiento del procedimiento abierto por el Ejecutivo comunitario. De hecho, aquel año la Comisión inspeccionó las dependencias de la empresa portuguesa, así como del resto de las compañías implicadas en el cártel.

Galp dice haber prestado "toda su colaboración" a pesar de "negar categóricamente su participación en cualquier reunión o decisión del cártel". En septiembre de 2006, la Comisión le notificó la acusación correspondiente, y en diciembre de ese mismo año la empresa presentó su defensa oral.

Cepsa, que ha sido multada con 83,8 millones, ha dicho que recurrirá la multa impuesta por la Comisión Europea, y considera que la decisión del Ejecutivo europeo es "injustificada y desproporcionada".

Repsol YPF, cuya sanción asciende a 80,4 millones, está estudiando si recurrirá y adelanta que, merced a su colaboración con Bruselas, logró una reducción de cerca del 50% en la infracción. Por su parte, Nynäs deberá pagar 10,6 millones.

La decisión del Ejecutivo comunitario se refiere en concreto al betún de penetración, utilizado para la construcción de carreteras y no sujeto a transformación posterior. El valor del mercado español de este producto en 2001, el último año completo de la infracción, fue aproximadamente de 286 millones de euros.

Europa Press Comunicados Empresas